La Ley de la piscina

meon

La Ley de la piscina.

Lo conducían sin miramientos hacia la salida y el hombre arrastraba lo pies y protestaba muy digno: «¿Pero por qué me echan?». El conserje le señala la puerta: «Por hacerse pis en la piscina». El paisano, encogiendo los hombros, abriendo los brazos y poniendo cara de inocente, argumenta: «Pero si lo hace todo el mundo».

A lo que el empleado replica lapidario: «Es verdad, pero no desde el trampolín».

Me van a perdonar Rosa María Artal, Elisa Beni y un montón de colegas de profesión, que estos días se han partido el pecho justificando que Echenique ni pagase la Seguridad Social ni tuviera dado de alta a su asistente, pero lo del secretario de organización de Podemos equivale a mearse en la alberca pública desde lo alto del trampolín.

«El todo el mundo lo hace» o eso ya más maquiavélico de ” el sistema tiene la culpa “.

Alfonso Rojo ( La Razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*