LA POLÍTICA COMO CIRCO

circus

LA POLÍTICA COMO CIRCO

La actualidad es un escenario múltiple, a veces una sucesión de pistas, como el circo.

Pista 1.- Hacerse un May. Tener mayoría absoluta, convocar para disfrutar una mayoría absolutísima, y acabar sin mayoría. Le sucedió a Artur Mas, y también a Chirac. May más que Mas. De madrugada, el politólogo John Curtice, experto electoral para la BBC: la literatura académica demuestra que en elecciones anticipadas, la ciudadanía sospecha. May comenzó con veinte puntos de ventaja y acabó a tres. Una semana más y tiene que pedir asilo fuera del país. El Brexit ha movilizado a los jóvenes, sí, pero contra ella. A ver, el 50% de Bremainers estaban ahí. May ha logrado dar vida a un político muerto como Corbyn. A 10 días de comenzar a negociar el Brexit duro, sale muy débil. Ahora necesita a los unionistas norilandeses, que no son partidarios. Ya dijo Juncker, tras cenar con ella: está en otra galaxia. Entonces no podía imaginar hasta cuántos años luz alejada de la realidad. Buzz Lightyear.

Pista 2.- Legalizar el fraude. Si una sentencia del Tribunal Constitucional establece, negro sobre blanco, que el Gobierno ha legalizado el fraude… lo lógico, claro, es que el presidente confirme al ministro. El satírico de El Mundo Today acertaba con su titular: “Montoro recuerda que hoy estará firmando amnistías en El Corte Inglés”. Rajoy ha logrado convertir la ética pública, incluso “el deber constitucional”, en una broma infinita. Corcuera dimitió por menos que eso, pero Corcuera a estas alturas parece el adusto Catón el Censor al lado de la generación golfa del PP. En su Máster de Eufemismos -«ajustes» por severos recortes (Rajoy), «apoyo financiero» por rescate (Guindos), “simplificar la contratación” por despidos (Báñez)- Montoro dio un gran nivel: “incentivos a la tributación no declarada” para la amnistía fiscal. Ahora el TC lo corrige: fraude. Digámoslo sin eufemismos: el PP es un agujero negro en la credibilidad moral de la democracia.

Pista 3.– Epopeya del Prusés. Ya han desvelado la pregunta y la fecha del referéndum de autodeterminación en Cataluña, con mucho tachintachán, como si fuera el tercer misterio de Fátima. Qué cansina prosopopeya para todo. “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?”. Vaya. ¿Y qué otra opción cabía? ¿Una Monarquía? ¿Una Teocracia? ¿Un Régimen militar? Otra cosa hubiera sido calificarla: ¿República Federal?, o ¿República Popular?, o definitivamente ¿República Bananera? Así van manteniendo la Epopeya del Prusés, con gestualidad hueca, sin entidad jurídica, hasta completar la hoja de ruta en agosto: convocatoria del referéndum, anulación, Diada dramática y elecciones. Todo es ridículamente obvio. Repetir a Maciá y Companys siendo Puigdemont y Junqueras en el siglo XXI sólo puede hacerse en forma de farsa.

Pista 4.- E-moción de censura. Los vistalegrinos velan armas para su moción de censura del martes 13, tras el ensayo general en Madrid. Podemos, sin más apoyo que ERC o Bildu, va a lograr algo insólito: transferir al PP una imagen de fortaleza y estabilidad en su momento de máxima debilidad por los escándalos que el CIS eleva a cotas históricas. Claro que Podemos no aspira a una moción de censura, sino a la E-moción: que ardan las redes. No importa la regeneración, sólo el trending topic.

Se puede aspirar a que la ciudadanía vea todo esto con normalidad, desde luego, pero es difícil que no lo vea como un gran Gran Circo, con atracciones de equilibristas, cómicos, domadores, ilusionistas…. Tal vez al final no se equivocaba H.L.Mencken al pensar que estas democracias se manejan como un circo pero además desde la jaula de los simios. No parecen el punto más avanzado de la evolución.

El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*