La Taberna de Platón

podencos

TRAIDOR, (IN)CONFESO Y MARTIR.
-Que conste que no me refiero al que trató de sustituir al heredero al trono de Portugal en tiempos de Felipe II…No hay que irse tan lejos…
-En este caso la traición está clara y él mismo lo confesó ante todo el que tuvo los santos güevazos de seguir la entrevista…Por lo tanto es confeso.
-Y lo de mártir, se lo hizo él solito…¡Hay que penita me das con esa carita de martirio!…¡Hay que penita, pena!
-¿Cómo alguien puede ser tan felón e ingrato a los suyos de abrazarse al enemigo simplemente para conseguir lo que las urnas le han negado?
-Supongo que Luzbel disfrazado de Iglesias, le tendría preparado el documento de la venta de su alma, para que la firmara con su propia sangre.
-Esta historia la pilla Wolfgang Amadeus Mozart y escribe una ópera de la ostia titulada Don Pierino.

viñeta y texto de: Agustín Muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*