La Taberna de Platón

semiso

A RAPA DAS BESTAS
-A ver Bernarda, tu que eres una dama…¿qué te parece a ti el posicionamiento de esas feministas radicales que consideran la depilación femenina como una brutal agresión machista?
-Pues ¡hombre!…como diría el Echenique “esto sería motivo de un profundo debate”…
-Si seguimos la doctrina de que “donde hay pelo hay alegría siempre que no sea en demasía”, nos encontramos en una situación de notoria complejidad ya que por el mismo dicho antes citado, podemos colegir que puede darse el caso del comensal melindroso.
-Y en ese caso, tu amplia experiencia ¿qué aconseja?
-Desde luego la depilación cerúlea la descarto por radical y masacradora del entorno que podía quedar como caqui tumefacto…Y algo parecido podría decirse del afeitado filomático ya que además de irritar, deja la papaya cual higo chumbo llena de puntitos negros…Y sobre todo porque pasados dos días, pincha los labios….de ambos.
-Por todo esto me inclino por el recorte o poda a tijeras cuando la selva tienda al desmadre, de manera que conservando la sedosidad del matojo, no produzca al mencionado comensal melindre, la sensación de que está comiendo espaguetis.
-Amén Bernarda…
-Pues ya sabes Agus…cuando quieras.

viñeta de Agustín Muro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*