La transparencia del mediocre

transpare

La transparencia del mediocre.

Hoy en día se ha impuesto la transparencia como una virtud y una obligación que nos exige a todos poner de manifiesto a los demás lo que hacemos. Ahora podemos conocer los regalos que recibe nuestro Rey, así como los sueldos de nuestros políticos y altos funcionarios; todo debe ser revelado para satisfacción de la sociedad, y no está mal.

Descriptivamente se los denomina portales de transparencia, y con ellos nos sentimos más tranquilos. Algunos piensan que se está luchando de una forma eficaz contra la corrupción, pues nada, fenomenal. Yo creo más en la confianza que en la transparencia, y sobre todo cuando esta última se tizna de un inevitable morbo; creo en la responsabilidad y en la ética, y sobre todo en la educación.

Enrique López ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*