Las colillas de Carmena

cenicero

Las colillas de Carmena.

Cuando veo la obsesión de Manuela Carmena con las colillas, pienso que quizá de pequeña tuvo una experiencia como mi madre en esos años del hambre, cuando se merendaba pan con algarrobo, porque lo del chocolate, era demasiado caro.

Lo primero fue sugerir un concurso «de a ver quién recoge más colillas»  para niños y después «darles unos premios» que más parecía una ocurrencia de «El Mundo Today». Con lo mal que huele el tabaco, no me podía imaginar a niños como mi pequeña recogiendo las colillas chupadas y pisoteadas de las aceras. ¿Acaso los niños fuman y tiran colillas al suelo? ¿A quién quería concienciar para que fuera más cívico?

Después pedir la colaboración a los jugadores del Real Madrid de baloncesto tras ganar la Copa del Rey regalándoles unos ceniceros portátiles y, por último, el colillómetro. El Ayuntamiento de Madrid planta lechugas o acelgas en las azoteas, y a pie de calle instala papeleras con urnas para votar al próximo campeón de Europa.

En total se han recogido 1.717 colillas, ganando la porra el Atlético de Madrid por un 59,82% de ‘colillas’  frente a un 40,18% para el Real Madrid. No me parece que haya sido una medida acertada, si de las calles madrileñas se recogen unas 500.000 colillas al día.

Si hay una Ordenanza de Limpieza de Espacios Públicos aprobada por Ana Botella que prohíbe arrojar colillas a la vía pública, catalogada como falta leve que puede acarrear una sanción de hasta 750 euros, bastaría con empezar a poner esas multas y ya verás como has concienciado en un santiamén.

Mientras no puede ser que para Carmena una de las gestiones más importantes en la capital sean las malditas colillas. Empieza a rozar lo absurdo.

Maria Gallero ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*