Las cosas del Trueba ese

trueba

Un tipo mata a otro, de dos puñaladas o de dos tiros, y cuando lo atrapa la policía dice: no me he sentido asesino ni dos minutos’.
Le pueden preguntar a uno dónde se sienta, o como se siente, pero lo de qué se siente es más dudoso. Le dicen a un rubio: ¿se siente usted rubio?; a un gilipollas: ¿se siente usted gilipollas?
Uno nace en un sitio y con ello adquiere esa nacionalidad. El mundo se ha configurado de este modo. Puede cambiar de nacionalidad si lo admiten en otro de los países existentes. Su obligación moral consiste en no empeorar lo que ha encontrado al nacer y si consigue mejorarlo en algo ya merece los parabienes de todos.
El Estado de las Autonomías fue un buen invento, porque permite acercar la Administración al ciudadano y proporciona opciones para intentar conservar las costumbres y tradiciones que lo merezcan. Pero hay que tener en cuenta que el ciudadano ha de ser el centro de la política. Todo se ha de hacer en su beneficio.
Lo que ocurre es que el desarrollo de dicho Estado de las Autonomías deja mucho que desear puesto que el centro de la política está ocupado precisamente por esas costumbres y tradiciones y el ciudadano en vez de un fin ha pasado a ser un medio. Esto es una tomadura de pelo y muchos, aunque peinen canas, se lo dejan tomar.
Un gandul llamado Romeda hizo el ridículo en una televisión inglesa. Tal vez Cataluña siga en UE; tal vez los productos catalanes se sigan vendiendo exactamente igual; tal vez Cataluña no salga del euro. Y así todo el rato. ¿Y si no se dieran esos supuestos, que todo el mundo, incluso él, sabe que no se darían, qué? No le importa llevar a la miseria, que a él no le alcanzaría, a un montón de gente.
La política es un campo abonado al que acude toda una serie de golfos apandadores, psicópatas, narcisistas, paranoicos y pájaros de cuenta.
¿Qué importa lo que sienta Trueba? ¿Y qué ‘sienten’ los que están junto a él en un momento dado?

Vicente Torres ( Periodista Digital )

Viñeta de Rebuznómetro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*