LAS DONACIONES VOLUNTARIAS AL PSOE

Cristina-Narbona-en-el-2008-en-las-obras-de-la-desaladora-de-Águilas

LAS DONACIONES VOLUNTARIA AL PSOE

Voy a escribir como si hablara en alto por si así tuviera más eco. Resulta que nada más entrar Zapatero en el Gobierno en los primeros cien días de 2004 impulsa con un real decreto con «carácter de urgencia» la instalación de desaladoras a lo largo del Mediterráneo. Pero no es hasta cerca de 2008, a cuatro meses de las elecciones generales, cuando la empresa pública dependiente del Ministerio de Medio Ambiente de Narbona piensa que debe hacer una campaña publicitaria para contar las bondades de la desalación.

El «Programa AGUA» nace tras la cancelación del Trasvase del Ebro. Es un tema politizado. ¿Quién va a financiar un tema que fue polémico desde el principio? Se les ocurre la brillante idea de pedir a las constructoras de las desaladoras que donen por amor a la osmosis inversa el 1% del valor de adjudicación de la obra. De forma voluntaria. Total solo fueron unos 8,5 millones de euros de nada en seis meses. Un poco más que la caja B del PP en 18 años. ¿Pero acaso Ferrovial, Sacyr, FCC, Acciona y tantas otras no pueden entregar dinero al Gobierno de turno a cambio de nada? Más claro agua.

Durante su investigación, los agentes de la UCO de la Guardia Civil pusieron en un Excel (la foto que acompaña a esta columna) la relación de empresas que participaron en la campaña a través de las facturas emitidas por la agencia de publicidad Bassat Ogilvy. Pero cuando buceas en el sumario descubres que sólo la desaladora de Torrevieja está investigada por pedir el reembolso de la cantidad. ¿No era un donativo? El motivo es que no tienen datos de que las adjudicatarias del cuadradito actuaran con la misma operativa. Al menos hasta que una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción hace más de un año aportase pruebas de que «la única que ha recibido la devolución del pago de la publicidad ha sido la obra» de Águilas. Casi 1,3 millones de euros “donados” por Ferrovial y Sacyr. O sea, que finalmente tú, y tú y tú y también yo hemos financiado con fondos públicos la dichosa campaña de las desaladoras.

El sumario de Acuamed continúa en instrucción. Y aunque el denunciante del caso, Francisco Valiente, no incluyo la desaladora de Águilas en su escrito a la Fiscalía, todavía están a tiempo de indagar y descubrir que esas donaciones tuvieron poco de voluntarias y algún detalle más. Sobre todo, porque el PSOE de Pedro Sánchez, como barco sin deriva, vuelve a apostar por las desaladoras, cuando tenemos cuatro impulsadas por Zapatero que siguen fuera de cobertura. A ver si el interés era otro.

Marisa Gallero ( ABC )