Las gallinas que entran por las que salen

gallina2

Las gallinas que entran por las que salen.

En el principio existía el Verbo y el Verbo era Lenin, que además tenía una buena verborrea. Y de su Puño nació el PCUS (Partido Comunista de la Unión Soviética), de cuya costilla se creó el PCE (no el ordenador personal, sino el Partido Comunista de España). De otras costillas, o de las criadillas, vaya usted a saber, también nacieron el POUM (los troskos), la ORT (los chinos), el FELIPE, la Liga Comunista Revolucionaria, los Anticaptalistas y hasta el POSI (Partido Obrero Socialista Internacionalista), que con sus 15 militantes es la última escisión creada, no de una costilla, sino más bien de un pelo de la coronilla de Trotski, momentos antes de los estalinistas le peinaran con un picahielos.

El caso es que a partir de la Idea Primigenia y Salvífica, los comunistas, como las amebas, se dividieron y se subdividieron asexualmente para componer un ente a medio camino entre las doce tribus (que a partir de ahora serán la unidad familiar, según la CUP) y la torre de Babel, eso sí, con un traductor simultáneo para sordos, que buena falta les hacía.

Y si en España la cosa está complicada, en Andalucía el asunto se nos enreda aún más, ya que a las muchas verdades como puños que circulaban por el Estado (antes llamado España), hay que sumar las del SOC de Cañamero, la CUT de Gordillo y el SAT de Bódalo, con sus correspondientes disidencias y anhelos libertarios de diverso grado. Todo ello adornado por la no presencia del ‘poltergeist’ más fecundo de nuestra historia política, Julio Anguita, que con su plataforma Frente Cívico, integrado a su vez por Izquierda Abierta, Nueva Izquierda y Primavera Andaluza, vela incansable por la comunión de la izquierda.

Por todo ello era bueno y necesario que tanta ansia viva de unidad (y de poltronas) se plasmara en una confluencia entre las dos mayores organizaciones que representan este gran batiburrillo. Una confluencia en la que ha resultado que el confluyente es Podemos y el confluido (con fluidos y por detrás) es IU, ese partido cenizo, inepto y decrépito, y no lo digo yo, que lo dice Pablo Iglesias el Ungido, eso sí, antes de perpetrar ese bonito acto de amor y sodomía.

http://www.eldiario.es/_1ebacc2d

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*