Las palabras, a veces, matan

mariano2

Las palabras, a veces, matan

Desde ayer por la noche las plañideras políticas se rasgan las vestiduras lamentando la agresión sufrida por Rajoy porque eso es lo que procede, pero sinceramente dudo de la sinceridad de algunos de esos llantos.

Muchos de los que se han solidarizado con el Presidente del gobierno y candidato del PP no hace mucho animaban a practicar por las calles la justicia proletaria contra la derecha, han calentado el ambiente llamando fascistas a los líderes del PP, han hecho escraches selectivos, han llenado de twist las redes sociales amenazando de muerte a algunos políticos, y sus palabras son de odio, descalificación o desprecio al oponente.

Por eso no doy crédito a la supuesta sinceridad de sus lamentos.
Los autores intelectuales de la violencia a veces no protagonizan una agresión física, tal vez porque no se atreven, tienen miedo a las consecuencias, o simplemente porque están convencidos de que su trabajo consiste en animar a que otros lo hagan y se ponen de perfil cuando suceden estas agresiones porque entienden que “… se lo merecía”.

Llegados a este punto se me ocurre una clasificación de personajes, y que son: los que respetan a los demás, los violentos , los que los justifican o jalean y, finalmente los tontos contemporáneos, e incluyo en esta clasificación a estos últimos porque hoy he escuchado en la radio a un equilibrista, que flota en aguas fecales cada vez que opina ,que le ha mandado un abrazo de solidaridad a los padres del tipo que ayer agredió a Rajoy , porque piensa que deben estar pasándolo mal pero, ni por asumo, ha considerado que peor lo estaban pasando los hijos y la mujer del candidato del PP.

El Presidente ha hecho bien en quitarle importancia a ese incidente porque, de alguna forma, considera que son riesgos que los candidatos corren en campaña, y además ha dicho que en este país hay mucha gente buena.

¡Faltaría más! ¡Claro que hay gente buena! pero los hijosdeputa se cuentan a miles.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*