Las puertas giratorias

trinigi

Las puertas giratorias.

Trinidad Jiménez tiene todo el derecho del mundo a trabajar donde quiera y quieran contratarla. El problema no es dónde acabe trabajando Trini sino lo que el PSOE y la extrema izquierda dicen sobre las puertas giratorias y las retribuciones de los altos cargos públicos cuando dejan de serlo.

En un país decente, que aprecie la democracia y tenga una concepción civilizada y culta de la política, los presidentes y los ministros tienen que estar bien pagados; y tienen que tener luego sus correspondientes pensiones, que especialmente en el caso de los expresidentes han de ser adecuadas, suficientes y vitalicias.

No podemos caer en el terrible populismo de degradar cada esfera de nuestra vida pública. No podemos ceder siempre ante el argumento más ramplón, vulgar y absurdo para intentar ganarnos el aplauso fácil de la turba envalentonada.

El problema del PSOE no es dónde vaya a trabajar Trinidad Jiménez, sino las tonterías que dice Pedro Sánchez también sobre las puertas giratorias.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*