LAS VUELTAS DEL PERRO

superman

LAS VUELTAS DEL PERRO

Para el Gobierno es una excelente noticia que el PSOE siga hablando de sus problemas y dando vueltas y más vueltas sobre la extrema izquierda como el perro en su camastro antes de echarse a dormir. Un PSOE en la frontera con Podemos y obsesionado en parecerse a ellos es la mejor campaña de publicidad para el presidente Rajoy, que continuará resultando imprescindible contra la amenaza real y creíble de esta izquierda absurda, mezquina y criminal que a lo largo de la Historia hemos podido trágicamente constatar que sólo crea miseria y muerte.

Si Pedro Sánchez no entiende que el problema del PSOE, como el de cualquier partido serio, se resuelve en el centro ordenado, previsible y fiable, llevará a los socialistas a convertirse en los chutis acomplejados de la extrema izquierda populista, justo donde Pablo Iglesias le espera con toda clase de añagazas para desvalijarlo. La militancia es primaria y poco inteligente: especialmente la militancia de izquierdas.

Dejar en sus manos las grandes decisiones estratégicas tiene un final de trayecto peligroso y cruel y un partido sin cuadros ni estructura sectorial, basado en las aclamaciones de la turba, es prepolítico, tercermundismo bananero, caldo de cultivo de los peores errores y víctima propiciatoria de los que griten todavía más y sepan manejarse mejor en la agitación callejera: ahí está Podemos afilando los cuchillos y a punto de entrar a por las butifarras.

El sábado Felipe habló desde Colombia mientras Pedro le despreciaba absolutamente instalado en el mando del partido. Al PSOE le iría bastante mejor que fuera al revés, aunque me temo que ya tarde para este tipo de metáforas.

Aparte de decir que son muy de izquierdas y de mostrarle la herida a Podemos, los socialistas no han presentado ningún proyecto de país ni reformulación alguna de la izquierda que pueda ser útil a los españoles como alternativa de gobierno responsable y solvente.

Otro congreso del PSOE que gana Rajoy desde su casa.

Salvador Sostres ( La Razón )

viñeta de Linda Galmor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*