EL LLANTO LOS DEFINE

llantoxz

EL LLANTO LOS DEFINE

Los indepes son seres muy propensos al lloro.
Muy proclives al llanto, bien a solas o en coro.
Son sus ojos el Niágara; sus mejillas, el Nilo.
Infeliz, Cocomocho quiere ser cocodrilo.
Y Junqueras se sorbe lastimero los mocos
si le enfocan las cámaras y le apuntan los focos.

Sí, ya sé que son chulos y arrogantes, Sanfuá.
Pero lloran. Y verlos qué penita me da.
Me contagio y las lágrimas me resbalan del ojo:
me humedezco, me empapo, me chorreo y me mojo.

Y es que son amargura, victimismo y dolor.
Que les den unos kleenex, venga ya, por favor.
¿Y por qué lloran tanto? ¿Por qué tantos gemidos?
Porque están sojuzgados. Porque están oprimidos.
Los somete hace siglos el Estado español.
Ya lo dijo el muy célebre y honorable Pujol.

Y los progres hispanos (de derechas e izquierdas)
se papean sus fábulas y se creen sus mierdas.
Porque el típico progre de, pongamos, Madrid,
se empapuza de trolas y se traga el ardid.
“Algo habremos de darles, ¿o no veis sus lamentos?”.
Y por más que les damos no se ponen contentos.

Chulería y sollozos. Gira y gira la rueda.
Cuarenta años llevamos… ¡Y a saber lo que queda!

Fray Josepho ( Libertad Digital