LLEVAR LA INICIATIVA

principesx

LLEVAR LA INICIATIVA

Nunca pensé que Rajoy cumpliría con su obligación, que es la de frenar el Golpe de Estado contra España empezado, sólo empezado, en Cataluña, y cuyo alcance rebasaba las fronteras españolas para amenazar la propia Unión Europea. Arrastrado por el Rey, que es el verdadero motor del cambio de esa política paralítica y suicida del Gobierno, y por el Trío de Bruselas, que el viernes en Oviedo dio un soberbio recital de apoyo a España, el presidente, que acudió por primera vez al Campoamor para que el heredero del trono de Pelayo y Recaredo lo ungiera con la pócima del valor, anunció el sábado que aplicaba el 155, artículo creado para acabar con la autonomía que lesione el interés general, o sea, para Cocomocholand.

En contra, pues -véase la hemeroteca de EL MUNDO de estos meses-, de su inclinación natural, que es la pachorra del funcionario antañón, Rajoy ha anunciado que hará lo que le pedíamos: atacar de una vez el tinglado golpista catalán. No es, pues, momento de reprocharle el cambio, sino de celebrarlo y brindarle nuestro apoyo. No es muy fiable un Gobierno que enarbola lo que ayer condenaba, lo mismo que la oposición, pero si el Rey dice que derrotaremos el separatismo con los medios constitucionales, y Rajoy aplica la Constitución, apoyémoslo. Debemos esa lealtad al hombre que, absolutamente solo, nos sacó de un callejón sin salida. Fue hablar el Rey, echarse la nación a la calle, acudir Europa y moverse Rajoy. Ahora debe hacer lo insólito: llevar la iniciativa.

El pavoroso informe de Emilia Landaluce el sábado sobre la inacción exterior del Gobierno, y la incomparecencia del CNI para prevenir el referéndum ilegal y el Golpe parlamentario, prueba que hay cargos que Rajoy debe cambiar ya. La primera, Soraya. Su diálogo ha sido un desastre y sus televisiones son la retaguardia del Golpe. La Sexta de Ferreras me recordaba este sábado la Ser de Ferreras el 13-M. Falta una secretaría de Estado de Comunicación, porque no la hay; y un Piqué, no un Dastis. El Golpe no se parará por Roures y Godó. Si Rajoy quiere hacerlo, no sirven los que, empeñados en negar el incendio, lo han propagado.

El separatismo está tocado, no hundido; y luchará violentamente. Pero ha perdido lo que siempre tuvo: la iniciativa. Si la conserva Rajoy hasta el sábado, y no temblequea, resucitará. Tal cual.

Federico Jiménez LoSantos ( El Mundo )