LO MALO DE VERDAD, ES QUE ES INSOPORTABLE

mujertiras

LO MALO DE VERDAD, ES QUE ES INSOPORTABLE

Hoy me he despertado con ánimo de leer poco y escuchar menos noticias y comentarios sobre el drama que vivimos en España, porque la primera víctima  de cualquier guerra siempre es la verdad y sus verdugos son un ejército de manipuladores que trabajan sin descanso para subir  las mentiras a los altares de la propaganda.

Por eso he disfrutado leyendo un artículo, publicado en El País, de Manuel Jabois sobre Tiger Woods, en el que cuenta que hace siete años, después de haberlo ganado casi todo en el mundo del golf reunió a un grupo de periodistas para decirles “ Voy a ser mejor persona”, luego pasó por una clínica de rehabilitación para superar su adicción al sexo… y al final acabó peor.

También me resulta imborrable frase del mítico jugador del Manchester City , George Best,  que en un arranque de sinceridad declaró que “los peores 20 minutos de su vida  fueron cuando en 1969 dejó las mujeres y el alcohol”.

Yo estoy totalmente de acuerdo en lo de dejar el alcohol, porque es una estúpida forma de matarse a sí mismo, pero en cuanto al sexo lo mejor es esperar a que él te deje a ti  lo más tarde posible, y mientras tanto dedicarle tiempo y atención,  porque  de esa forma acaba uno haciendo muchas amistades en todas partes, especialmente en Cataluña. La gente que está “más pallá que pacá”  dedica demasiadas horas de su vida a pasiones inútiles y ,como se dice en Andalucía,  los que tienen cara de amargados son gente “con malá follá”.

El problema no está en los individuos sino en sus manipuladores públicos que los intentan conducir hacia paraísos inexistentes en los que solo podrían tener sexo con la gente de su misma raza superior, cuando la riqueza está en el mestizaje.

El mundo de hoy  ya no necesita a  Goebbels porque para eso cuenta con periodistas bien pagados  – al menos en TV3- y   con un ejército  de voluntarioscompuesto por gente que cree ciegamente en las consignas que les han dado de mamar desde pequeños. En la Alemania del Tercer Reich las juventudes hitlerianas al final fueron las más leales al dictador.

Pero no están solos porque a este grupo hay que añadir como colaboradores a un numeroso plantel de estúpidos de otros lares  que pelean por lo que ignoran  o defienden cualquier idea que le haga daño al país al que no aman. Saben que mienten pero disfrutan haciéndolo.  Yo creo que existen porque son necesarios porque el contraste sirve para distinguir

Dice Manuel Jabois  que “ lo malo de la verdad es insoportable”  y eso explica la cara de mala leche que exhiben los supremacistas y sus jaleadores.

Diego Armaro