Lo normal de Alfonso Guerra

guerra8

En Felipe González, Alfonso Guerra y todos esos que han llevado a sus bancos o a sus empresas a la ruina o a perder mucho dinero, perjudicando a sus votantes o a sus accionistas, es que eludan sus responsabilidades. Todos culpan a otros.
Para Felipe González y Alfonso Guerra la culpa la tiene el PP. Pero este partido que indudablemente tiene parte de culpa, durante el periodo constituyente se llamaba Alianza Popular y apenas tenía peso en la política.
El problema de Alfonso Guerra y Felipe González es que como no son demócratas no pudieron darse cuenta entonces de que el nacionalismo es incompatible con la democracia. Si se hubieran percatado, no los habrían apoyado, como mucho los habrían consentido. Nos habríamos ahorrado muchos males.
Hay que tener en cuenta que los nacionalismos suelen generar unas excrecencias que se llaman grupos terroristas. Sin las coartadas que proporcionan el PNV y CiU, ETA y Terra Lliure no habrían podido existir. Los catalanistas suelen quitar hierro a esta formación, pero cometió más de 200 atentados. En lugar de quitar hierro, deberían tener vergüenza, pero jamás se ha visto que un nacionalista la tenga.
Además de estas excrecencias criminales, los nacionalismos dar lugar a otros partidos, que vienen a ser como una degradación de ellos mismos, Bildu, ERC, Compromis, que se autotitulan como nacionalistas de izquierda, algo imposible, porque o son nacionalistas o son de izquierdas.
Alfonso Guerra y Felipe González, sin olvidar a Gregorio Peces-Barba, que observaría con angustia lo que ocurre, se alarma de la deriva que ha tomado el asunto catalán, sin querer ver que las cosas no podían ocurrir de otra manera, dada su actitud en 1978. Tampoco deberían olvidar el fundamental papel del PSC y la contrastada torpeza de los socialistas valencianos, que va a más.
Es impropio de quien se las daba de intelectual cuando era vicepresidente del gobierno que critique el inmovilismo del PP y no llame gilipollas a Iceta.

Vicente Torres ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*