LO PEOR QUE A UN PAÍS PUEDE PASARLE

isabelllende

LO PEOR QUE A UN PAÍS PUEDE PASARLE

Isabel Allende ha estado en la Feria del Libro de Madrid y ha dicho que Donald Trump es lo peor que le puede pasar a un país. Es curioso que lo diga ella, porque yo siempre pensé que lo peor que a un país podía pasarle es que de rebote y sin haber ganado las elecciones, llegara a presidente un cretino ladrón y criminal como el primo hermano de su padre, Salvador Allende.

Destrozó la economía chilena, indultó a terroristas, les llamó idealistas y les dejó vía libre para cometer sus asesinatos. Que Allende fuera asesinado no significa que no fuera un asesino y que perpetrara toda clase de tropelías y atrocidades.

No, Isabel. Lo peor que puede pasarle a un país no es que lo gobierne un empresario, aunque a veces cometa errores. Lo peor que a un país puede pasarle es que lo gobierne un comunista, prototerrorista, antisemita y partidario de la esterilización de los homosexuales. Esto último lo digo por esta izquierda tan dispuesta a linchar al obispo de Solsona por una opinión y que luego es capaz de encumbrar a Allende, aunque no sé de que me extraño: a la izquierda sólo le interesan los cadáveres que le sirven para su propaganda.

Lo peor que le puede pasar a un país es el terror y el caos que instauró Allende durante su mandato, hasta que el general Pinochet y los Estados Unidos no tuvieron más remedio que intervenir para derrotar al marxismo, imponer el orden, la higiene fundamental de la economía de mercado que convirtió a Chile en la primera potencia sudamericana, y devolverles a los chilenos la democracia que Allende les había arrebatado, porque aunque es muy fácil llamarle dictador al general, convocó un referendo y cuando lo perdió se fue a su casa. No sé a cuántos dictadores conocen ustedes que convoquen referendos, los pierdan y se marchen. Sin ir más lejos, Allende fue presidente sin ganar las elecciones.

No, Isabel, no. Trump no es lo peor que a un país puede pasarle. Son mucho peores el criminal del primo hermano de tu padre y tus horrendos libros para analfabetos y para las chachas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*