Los Aires

rorro

Los Aires.

Esa diputada de «Podemos» ha usado a su niño, y cuando se usa innecesariamente a un niño, se abusa de él. Demagogia de saldo. En el Congreso hay una guardería para los niños de los diputados y los empleados. Funciona muy bien y se paga por su utilización una cantidad simbólica. Tendría que ser gratuita. Con lo que han costado las carteras de «Löewe», los Ipad y la telefonía móvil, se pueden financiar tres guarderías como la magnífica que ofrece el Congreso.

El niño es muy guapo, más guapo que su madre, cuyo rostro parece esculpido por diferentes escultores de distintas épocas. Pablo Iglesias tomó al niño entre sus brazos, lo elevó y cuando dedujo que en cualquier momento podía desencadenarse un torrencial fluido desagradable se lo endosó a Íñigo Errejón, que terminó del niño hasta el gorro.

Alfonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*