Los estandartes de la ” honradez ” Pedro y Pablo

aforados

Que Pedro Sánchez o Pablo Iglesias se erijan en estandartes de la honradez es de un cinismo delictivo”.

España no es un país especialmente corrupto, ni siquiera corrupto. Pero en todas las crisis de crecimiento el cuerpo tiene reacciones llamativas y desagradables, como los granos o la voz más grave, además de un cierto desorden hormonal y obstinación en el carácter. El cuerpo de España está en tránsito de una era hacia otra: está en crisis, que significa evolución, y es normal que afloren las impurezas, y que se haga limpieza. Bien. Ni hay que perder la paciencia ni hay que dejar de perseverar en la determinación higienizante que la Administración Rajoy ha demostrado en los últimos años, endureciendo la vigilancia legal para que hoy la corrupción sea casi imposible, y no interfiriendo en la acción de la Justicia, así caigan propios o extraños.

Como dijo ayer Esperanza Aguirre, estos casos destrozan a todos los partidos, y aunque los del PP tiendan a magnificarse y sea fundamental la presunción de inocencia, cualquier político tiene que asumir responsabilidades, por recto que él sea, si al final se demuestra que confió en personas inadecuadas. Que Pedro Sánchez o Pablo Iglesias se erijan en estandartes de la honradez es de un cinismo que tendría que ser considerado delito en sí mismo, entre los ERE de Andalucía y el dinero proveniente de Venezuela y de Irán. Tampoco Ciudadanos está limpio, pese a su poca experiencia en el poder.

Desde la recuperación de la democracia, el Partido Socialista ha sido y es el más corrupto de España; pero pese a ello la corrupción no tendría que ser usada como arma arrojadiza, sino erradicada como el cáncer que arruina nuestra vida pública.

De todos modos, los indignados ciudadanos que tan atropellados se sienten por estos casos harían bien en preguntarse si están en cada esfera de su vida doméstica a la altura de la pulcritud que luego tanto exigen a los políticos.

Salvador Sostres ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*