LOS HERMANOS MARX EN CATALUÑA

hermanosmarx

LOS HERMANOS MARX EN CATALUÑA

Una clave del éxito del «proceso» reside en la épica. Muchos ven en él lo que buscan, es decir, protagonizar una hazaña o hecho grandioso que dé sentido a su vida: romper un Estado y construir otro. Para los más jóvenes, se trata de edificar la Nación de la cual hablan los libros, las canciones, la escuela, la familia y los medios de comunicación. Para los menos jóvenes, la última oportunidad para realizar el sueño de la Cataluña libre. Por eso, veneran a sus héroes cuando desfilan hacia el Tribunal Supremo o la Audiencia Nacional. Y cuando entran y salen de la prisión por presunta rebelión o sedición. El secesionista, ¿cómo reaccionará en las urnas después de comprobar que los héroes acatan el 155 y la Constitución para librarse de la prisión? El secesionista lo deglute todo. Y guiña el ojo.

El constitucionalismo denuncia la Gran Mentira del «proceso». España no nos roba, el derecho a decidir no existe, el derecho a la autodeterminación no es aplicable a Cataluña, el referéndum del 1-O era ilegal, no hay presos políticos. El secesionista, inasequible al desaliento, no lo cree o calla. ¿Qué ocurre? El militante secesionista –con la ayuda de los medios afines– construye una fantasía –la nación catalana, la independencia catalana, la República catalana– que acaba dominándole y alienándole.

De comparaciones y analogías. ¿Arrimadas? Algo del Macron que quiere revertir el declive de Cataluña. ¿Iceta? Algo del Cambó que busca la reconciliación ciudadana y la reconstrucción de un catalanismo moderado que reivindique la autonomía –o el federalismo– y el marco constitucional. ¿García Albiol? Algo del alcalde republicano Giuliani que adopta la teoría de las ventanas rotas y es partidario de la «tolerancia cero». ¿Los líderes secesionistas? Como en «Los hermanos Marx en el Oeste»: «Más madera, es la guerra». Al final solo queda el esqueleto del tren. Y al fondo, Nigel Farage.

Miquel Porta Perales ( ABC )