Los juegos de los nacionalistas

juegok

El proceso secesionista ya no da más de sí. Sus gurús amañan fórmulas mágicas con y sin políticos, transversales, verticales, horizontales, oblicuas, cuadriculadas. Pero los números no les cuadran. Cada nueva encuesta descarga un mazazo sobre sus expectativas, día a día más modestas.

 

Recordarles hoy aquella fanfarronada de “la mayoría excepcional” suena a burla cruel. Huyen de la quimérica aprobación de una ley electoral catalana -hasta ahora inexistente- como de la peste: el reparto equitativo de escaños en las provincias más urbanizadas y las rurales implicaría un descalabro para la minoría de nostálgicos del siglo XVIII censados en las segundas.

 

En fin, los fundamentalistas han exorcizado a los posibles herejes y han dinamitado los centros de opinión tibiamente moderados que pervivían dentro de los partidos políticos y asociaciones civiles enrolados en el nacionalismo. Eduardo Goligorsky

 

Viñeta de #FedeRatas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*