LOS MOZOS YA NO SON NUESTROS

ponla

LOS MOZOS YA NO SON NUESTROS

Si nos hubieran dado 5 euros por cada vez que nos han puesto por la TV, ora pública, ora privada, las escenas de las cargas de la Policía Nacional contra las huestes de la CUP que cercaban y tenían virtualmente secuestrada a la comisión judicial que registraba la Consejería de Economía de la Generalidad de Cataluña, seríamos todos tan ricos que nos podríamos ir a pasar la Nochevieja a esa isla caribeña donde se ha casado la niña de Isabel Preysler. La táctica es tan antigua como la de los moros de Queipo, pero con televisión.

Sabido es que al general don Gonzalo Queipo de Llano y Sierra, alzado en armas en Sevilla en julio de 1936 contra el Frente Popular de la II República y quizá aconsejado por su jefe de Estado Mayor, José Cuesta Monereo (un genio militar a rescatar y valorar), ocurriósele montar en unos camiones a las primeras «mías» de un Tabor de Regulares que acababan de cruzar el Estrecho desde el Protectorado de Marruecos y llegado a Tablada. Los hizo subir y bajar en distintos camiones, que puso a dar vueltas por la parte de Sevilla ya liberada de las milicias del Frente Popular. Y creyóse la gente que, con tanto camión y tanto moro dando vueltas, era poco menos que el Ejército de África entero el desembarcado en Sevilla para unirse a Queipo de Llano. Fueron los famosos «moros de Queipo».

Técnica que es la misma, pero la mismita, que han utilizado contra el Gobierno de Madrid los independentistas catalanes, a propósito de las citadas cargas de la Policía Nacional contra los violentos separatistas de la CUP que tenían cercada a la Comisión Judicial en Economía. Tú pones una y otra vez por la TV las mismas escenas de los antidisturbios arreando la estopa de reglamento a los sitiadores de los registrantes y te crees, como los sevillanos republicanos con los moros de Queipo, que es la Policía Nacional entera, con todos sus efectivos, la que está dándole hasta en el carné de identidad a los asilvestrados separatas que destrozan coches y más coches de la Guardia Civil. Mucho después de aquellos hechos en los que la Policía Nacional no hizo más que actuar en nombre de la ley, los moros de Queipo, digo, los policías contra Puigdemont, siguen aporreando separatistas violentos en las televisiones, especialmente en TV 3.

Pero en cambio cuando son los mozos de escuadra quienes tienen que aplicar una sentencia judicial contra los que cercan el Museo de Lérida para que no se ejecute la devolución a Sijena de los bienes artísticos expoliados por la Generalidad, y liberen de su cerco a los camiones que han de llevar a Aragón su centenario tesoro, y arrean la candela reglamentaria, entonces eso no sale en TV. No una y otra vez, sino ninguna.

Tome usted la silla que tenga más cerca, para esperar sentado a que la tele saque una y otra vez a los mozos de Puigdemont que se fueron a arar temprano, a los mozos de escuadra ya no mandados por el felón Trapero, disgregando a los sitiadores manifestantes. Con una técnica como de lucha libre americana, que eso se lo vi yo hacer a Marcos el Maldito: coger los dedos como los ponía sir Winston Churchill para hacer la señal de la victoria frente a los nazis, e introducírselos en los ojos, a modo de doble estilete, a las levantiscas huestes de la CUP.

¿Pero sabe usted qué pasa, hablando de ojos, a los ojos del independentismo militante del 1-O? Que entonces ya no son «nuestros» mozos de escuadra. Si son los mozos de escuadra quienes aplican la ley contra los violentos manifestantes de la CUP, entonces son «la policía militarizada» por el 155 desde el odiado Madrid de la España que nos roba… casi tanto como la familia Pujol. Los mozos, entonces, ya no son de los nuestros. Son de Zoido. Y ni siquiera son mozos, que se enteren: son la «policía militarizada» del 155, por lo que no deben salir para nada en la tele largando fiesta. Faltaría más…

Antonio Burgos ( ABC )