LOS NACIONALISTAS Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

testios

LOS NACIONALISTAS Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

Ambos tienen una mirada empequeñecedora con la que pretenden reducir a los demás a su propia talla.

Los nacionalistas no estudian historia, se la inventan. Si alguna vez dicen la verdad es porque casualmente coincide con sus intereses, pues son enemigos acérrimos de ella. Necesitan la violencia física y moral, para imponer sus ideas y conseguir su fines. No es casual que hayan surgido Terra Lliure y ETA en sus dominios, sino que el ambiente que generan induce a ello.

La religión de los Testigos de Jehová sólo puede haber sido ideada por una mente perversa. Sorprende que haya quien se crea esas patrañas, pues basta con un mínimo de rigor intelectual para darse cuenta de que no puede ser que alguien haya interpretado de manera tan minuciosa y con tal lujo de detalles los planes de un Creador al que no ha visto nadie, ni verá jamás, al menos en vida.

Está todo tan tasado en esta religión que las personas forzosamente se han de convertir en máquinas. Al igual que los nacionalistas, odian a la verdad, porque también prefieren encerrarse en un mundo irreal, fantástico.

Los nacionalistas no pueden sentir amor, puesto que su ideología se nutre del odio y del egoísmo. Los Testigos de Jehová, tampoco pueden sentir amor, porque están mecanizados, pero disimulan esto mediante un lenguaje melifluo o edulcorado. Son capaces de dejarse morir, o dejar morir a sus hijos, pudiendo salvarse mediante una transfusión de sangre, lo cual es totalmente contrario a la naturaleza humana.

En las condiciones propiciadas por su ideología o su religión, ni unos ni otros pueden ser capaces de someterse a un acto de introspección, de modo que podrían haber sido cómplices, al menos cómplices, de actos atroces sin ser conscientes de ello.

En el juicio de Sócrates, nacionalistas y Testigos de Jehová habrían votado a favor de su condena a muerte.

En lo que a mí respecta, puedo decir que no creo que una buena persona pueda ser nacionalista o Testigo de Jehová.

Vicente Torres ( Periodista Digital )