LUZ DE GAS

luzde

LUZ DE GAS

Hacerle a alguien luz de gas es el equiparable anglosajón al latino hacer la cama o serruchar el piso a quien quieres destruir.

Nuestras izquierdas profusas, confusas y difusas, carentes de proyectos entendibles no tienen otro proyecto que hacerle luz de gas al presidente Rajoy por ver de apearle de su equilibrio galaico. «Luz de gas» (o «Luz que agoniza») proviene de la pieza teatral homónima del inglés Patrick Hamilton quien gozó de gran éxito mundial gracias al cine y hoy yace en las librerías de lance.

Continúa vivo en Psiquiatría y Psicología por sus incursiones en la inducción a la locura o al suicidio, alimentando la depresión o tristeza maligna, o en el asesinato snob como placebo contra el aburrimiento de personajes ociosos con complejo de superioridad.

Martín Prieto ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*