MADRID, 1936: LOS ASESINATOS DE LA ” DEMOCRACIA “

vivaxx

MADRID, 1936:  ¿ ASESINAR A PRESOS POLÍTICOS, NIÑOS INCLUIDOS, ERA DEFENDER LA DEMOCRACIA ?

Manuela Carmena y Ada Colau presentaron ayer la exposición “No pasarán. Madrid 1936. 16 días”, una muestra dedicada a blanquear la actuación de la izquierda en la Guerra Civil Española.

Los nombres de los 50 niños asesinados por los comunistas en la masacre de Paracuellos
Esto es lo que dijo entonces de la Segunda República la izquierda, que ahora la ensalza.

Carmena dice que el bando rojo defendía la democracia

La exposición se centra en el periodo de la Batalla de Madrid, del 7 al 23 de noviembre de 1936. Durante la presentación, la alcaldesa comunista de la Villa y Corte identificó a los madrileños de ese momento exclusivamente con esa izquierda, como si todos fuesen de izquierdas y se sintiesen identificados con el bando republicano. Según la nota publicada ayer por el Ayuntamiento de Madrid en su web, Carmena se refirió al bando republicano diciendo que “luchaban por la democracia pero desde la legalidad”. Además, la citada nota señala al final lo siguiente:

“El objetivo de esta exposición se encuadra dentro de la misión principal de una política pública de memoria, orientada a rescatar, destacar, conmemorar y transmitir los valores y esfuerzos democráticos que, en medio de graves episodios violentos, pugnaron por defender la dignidad, la igualdad, la libertad…“

Ni una palabra sobre Paracuellos en la nota del Ayuntamiento

A pesar de ser bastante larga, en toda la nota del Ayuntamiento no hay una sola referencia a la masacre de Paracuellos, que precisamente se inició el 7 de noviembre de 1936 y que tuvo como víctimas a miles de presos políticos que fueron sacados ese día de varias prisiones madrileñas. Se trataba de personas que habían sido encerradas por sus ideas políticas o sus creencias religiosas en la amplia mayoría de los casos. En total los asesinados fueron unos 5.000 hombres y mujeres. Entre las víctimas de la masacre había 276 menores de edad, entre ellos 50 niños.

Ni una palabra sobre las 345 chekas de Madrid

Así mismo, la nota del Ayuntamiento tampoco hace referencia a las 345 chekas que llegó a haber en Madrid, centros en los que se detenía, torturaba y asesinaba a presos políticos, copiando el modelo de la brutal policía política creada durante la dictadura de Lenin en Rusia (de hecho, algunos de esos centros de detención y tortura, 89 de ellos gestionados por los comunistas, estaban directamente bajo control de agentes del NKVD soviético, la policía política de Stalin). En esas chekas fueron asesinadas más de 1.800 personas. Por si alguien tiene la tentación -muy habitual en la izquierda- de tachar como “fascistas”, sin más, a todos los que eran apresados, torturados y asesinados por ese brutal mecanismo represivo, hay que recordar que en esas chekas fueron asesinados también muchos comunistas trotskistas del POUM (críticos con Stalin), entre ellos su líder, Andreu Nin, del que se dice que fue desollado vivo en una cheka de Alcalá de Henares. El destino de sus restos aún sigue siendo un misterio.

Arrinconan una matanza mayor que la de la Inquisición

Según publicó el diario Abc el 29 de enero, sólo el 2% del espacio de la exposición se refiere a la violenta represión izquierdista en Madrid durante la Guerra Civil. A pesar de que la muestra ocupa una superficie de 166,38 metros cuadrados, el asesinato de presos políticos en el Madrid rojo se zanja en un pequeño espacio de 3,45. Para que nos hagamos una idea, y si nos atenemos a los estudios más recientes del hispanista Henry Kamen, sólo en las chekas madrileñas fue asesinada más gente durante la Guerra Civil de la que ejecutó la Inquisición española en tres siglos. Imaginemos por un momento la que se armaría si una exposición sobre la Inquisición arrinconase así a sus víctimas y su faceta más siniestra y, al mismo tiempo, se dedicase a ensalzar esa institución como un modelo a seguir. Pues eso es lo que Carmena hace con esta exposición. Decir que la izquierda defendía la legalidad, la democracia y la libertad es un insulto a los miles de asesinados -niños incluidos- en el Madrid rojo durante la Guerra Civil.

El concejal que organiza la exposición es admirador de Lenin

Teniendo en cuenta quién es el organizador de la exposición, llueve sobre mojado. Y es que el concejal comunista Mauricio Valiente presumió hace un año de tener en su despacho un póster de Lenin, el primer dictador comunista, bajo cuyo régimen de terror fueron torturadas y asesinadas más de un millón de personas por motivos políticos (para que nos hagamos una idea, en poco más de seis años de dictadura, Lenin asesinó a diez veces más gente que la dictadura franquista en casi 40 años). El concejal comunista dijo entonces de Lenin que es “un referente fundamental”. Lo más grotesco es que este individuo es “concejal de Derechos Humanos”. ¿Cómo puede ocupar ese cargo un partidario de una ideología totalitaria que ha asesinado a más de 100 millones de personas? ¿Cómo pueden confiarle la defensa de los derechos humanos a un admirador de ese dictador, que creó el más amplio aparato de represión, tortura y asesinato de su época, incluyendo el Gulag, la primera gran red de campos de concentración?

( Contando Estrellas )