MÁS A PUIGDEMONT:” RECTIFICA, NECESITAMOS DINERO “

masxz

MÁS A PUIGDEMONT:” RECTIFICA, NECESITAMOS DINERO ”

En un lugar no especificado y recoleto en Bruselas, Artur Mas y Marta Pascal intentaron convencerle. «Rectifica, necesitamos pelas», le dijo el ex presidente de la Generalitat a su sucesor, Carles Puigdemont, para disuadirle de esa llamada «Lista de país» que no tendría subvenciones ni espacios electorales fuera de la marca de partido. Tanto Mas como la coordinadora general del PDeCAT regresaron a Madrid convencidos de que el fugitivo había entendido el mensaje. Pero de nuevo, Puigdemont ha ido por libre y quiere encabezar una candidatura cívica, con personas vinculadas a la ANC y Òmnium, en un claro desafío a su propio partido y en lo que ya se denomina en el mundo soberanista como toda una «declaración de guerra» hacia Esquerra Republicana. La fractura y la batalla en el electorado independentista están servidas.

Según fuentes convergentes, la reunión en la capital belga fue muy tensa.«Puigdemont es un cínico», dicen ahora dirigentes del PDeCAT convencidos de que Mas y Pascal regresaron a Madrid con su palabra de ser el candidato del partido. Finalmente, parece que el presidente destituido y fugado les ha vuelto a hacer un gran corte de mangas y piensa liderar una candidatura al margen de las siglas convergentes. La llamada «corte belga», integrada por los consejeros del Govern fugados, habría sido determinante en esta decisión. Toni Comín, Meritxell Serret y Clara Ponsatí, antiguos responsables de Sanidad, Agricultura y Educación, son el núcleo duro que aconseja en estos momentos a Puigdemont. La conversación final entre Mas, Pascal y Puigdemont se saldó con una dura lacónica advertencia de este último a sus visitas en Bruselas: «Aquí, las cartas las marco yo».

Sea como fuera el resultado final, pendiente del Consejo Ejecutivo del PDeCAT previsto para mañana, miércoles, la preocupación en el partido es la fórmula escogida, a tenor de la Ley Electoral de Régimen General que es muy clara al respecto. Las organizaciones cívicas y de electores no disponen de las subvenciones previstas y tienen un mínimo espacio en los medios públicos. De ahí la persistencia de Artur Mas y Marta Pascal en convencerle de mantener, de algún modo, las siglas del PDeCAT, algo que podría estudiar la dirección del partido el miércoles. «El lío es de campeonato», reconocían anoche dirigentes de Convergència, ante una situación de enfrentamiento brutal con su hasta ahora socio en el Govern, Esquerra Republicana, y cuyo líder, Oriol Junqueras, está moviendo sus hilos desde la cárcel con gran sutileza.

Según ha sabido este periódico, el debate ahora mismo se centra en articular esa candidatura nueva, Junts per Catalunya, y su acomodo en la Ley Electoral para percibir subvenciones y espacios publicitarios. Dado que ni Marta Pascal ni David Benvohi, ni por supuesto Josep Lluis Corominas tras su declaración ante el Tribunal Supremo en la estela de Carme Forcadell, los máximos dirigentes del PDeCAT no estarán en la lista, varios convergentes opinan que ésta es una nueva jugada de Artur Mas: «Quiere para Puigdemont la torta definitiva».

Su estrategia sería inmolar al ex presidente fugado, pendiente de una comparecencia ante el juez belga el próximo viernes, para reconstruir el partido y atribuirle la derrota del «procés». En todo caso, las espadas están en alto y la reunión de mañana se prevé tormentosa. Con un nuevo acicate: el expediente abierto al ex conseller díscolo, Santi Vila, por la Comisión de Garantías del partido que, atención, preside el ex alcalde de Barcelona, Xavier Trias, metido hasta el cuezo en el turbio asunto de los «Papeles del paraíso», con dinero fuera de España. «Un sainete de altura». Dicho por los propios convergentes.

De esta manera, Puigdemont prepara una candidatura sin los más altos cargos orgánicos del PDeCAT y con la participación de ex consellers presos o en Bélgica, alcaldes del partido y perfiles independientes, según explicaron a Efe fuentes demócratas. Bajo esa marca de Junts per Catalunya, Puigdemont confeccionará una «lista del president» en la que el peso de la antigua CDC será mucho menor al que habría tenido en una candidatura convencional del PDeCAT y para la que, en cambio, prevé que tengan un papel relevante figuras independientes como la del presidente de la ANC, Jordi Sánchez, encarcelado desde el 16 de octubre.

Pilar Ferrer ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*