Mas y sus mesnadas

12088446_10205885758799343_7321012332462837092_n

La comparecencia de Artur Mas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña nos ha servido un cuadro de aire medieval, como de señor feudal que llega retador con su mesnada a plantar cara a quien se atrevió a discutirle que puede hacer lo que le dé la real gana. Sin duda, las varas de mando de los alcaldes, alzadas como lanzas a la salida o a la entrada de la sede judicial, enmarcando la figura del imputado, contribuyeron a dar la impresión de que estábamos ante una escena del Antiguo Régimen recreada con actores a los que no hubo tiempo de vestir en concordancia con la época. Pero el espíritu del acto de apoyo a Mas y de repulsa a la justicia sí que concordaba.

Se trataba de exhibir que, en efecto, no hay ni debe haber nada que esté por encima de la voluntad del nacionalismo y que éste no tiene que rendir cuentas ante nadie, menos ante un tribunal. Es este un tipo deperformance en la que el nacionalismo catalán –otros también– cuenta con larga experiencia. Requiere congregar a las masas, sean muchos miles o unos pocos como delante de la sede del TSJC, para dar la imagen de que el nacionalismo es el pueblo, y que la decisión judicial o cualquier otra que le incomode es una decisión contra el pueblo. La imagen real de la comitiva de Mas es, sin embargo, la de un gobierno (poder ejecutivo) manifestándose contra un tribunal (poder judicial). La viva imagen, en fin, del aprecio y respeto que tienen el gobierno catalán y el nacionalismo por la separación de poderes.

http://www.libertaddigital.com/opinion/cristina-losada/tsjc-cataluna-mas-y-su-mesnada-76962/

Viñeta de Joaquín Canales Sáez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*