Me duele España

masyrey

Hace mucho tiempo que no escribo sobre Artur Mas, Oriol Junqueras y sus mariachis porque desde que murieron Gabi, Fofó y Miliki dejaron de interesarme los payasos , por eso hoy quiero referirme a otros personajes de los que tampoco me fïo, y me refiero a Rajoy y Sánchez, porque el resto de los jefes de fila politicos ni están ni se les espera.

En el momento en el que escribo este artículo aun no ha sido recibido por el Jefe del Estado de España el presidente cesesionista de Cataluña que hoy viene a Madrid a demostrar su desvergüenza ante el Rey Felipe VI porque el muy descerebrado quiere comunícale oficialmente que le va a hacer un corte de mangas a todas las instituciones democráticas españolas empezando por él.

No entiendo cómo a un delincuente como Artur Mas no se le trata como tal y se utilizan de una vez todos los instrumentos constitucionales para que el Estado recupere las competencias de una autonomía gobernada por un personaje que incumple sistemáticamente la ley.

Si el gobierno español no quiere molestar a los ciudadanos secesionistas y no tiene inconveniente en abandonar a su mala suerte a los catalanes que sí cumplen la ley, no sé por qué persigue a los defraudadores a la Hacienda Pública, a los roba carteras , a los conductores ébrios y a las prostitutas callejeras.

¿ Por qué discrimina a unos delincuentes de otros?

¿Acaso hay que cometer un gran delito para que el Estado se cruce de brazos?

¿Por qué el gobierno permite que Artur Más se siga gastando el dinero que no tiene y que le presta el Estado en abrir embajadas y en trabajar en contrajara interés general de todos los catalanes?

Al gobierno y al principal partido de la oposición no les importa pasarle el marrón al Rey Felipe VI, que hoy a buen seguro habrá defendido la legalidad constitucional ante Artur Mas, pero dan muy poca confianza a los españoles los políticos que no aplican la ley contra el delincuente que Preside la Generalitat de Cataluña, y si la hacen contra otros.

El líder del PSOE me ofrece tan escasa confianza en asuntos de Estado como, en este caso, Mariano Rajoy, que ha creído que solo con buenas palabras se frena a un delincuente.

Visto este panorama se me ocurre decir no sólo aquello de ” me duele España” sino además algo más vulgar pero lamentablemente cierto: aquí no hay quién viva. ( Diego Armario )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*