Mentiras arriesgadas

idiotask

Mentiras arriesgadas.

Desde que se celebraron las elecciones en el pasado mes de diciembre, cada día vivimos en España un nuevo capítulo del absurdo que va desde el vodevil a la tragicomedia, y eso nos sucede porque nuestra historia está plagada de héroes y de villanos que unas veces son generosos y otras dan lo peor de sí mismos.

De todos los agentes políticos que actúan sobre las tablas del teatro, el que en mi opinión dice menos la verdad es Pedro Sánchez porque afirma que no le preocupa su futuro sino el de los españoles, cuando todo conduce a concluir que lo único que le importa es salvar sus posaderas.

Yo creo que el día que deje de ser secretario general del PSOE encontrará un puesto de trabajo en el Club de la Comedia, porque allí hay buenos y mediocres humoristas y él encajaría perfectamente en el grupo de los que mienten sin gracia.

Resulta curiosa la obsesión que tiene este socialista con llamar mentiroso a todo el mundo cuando su curriculum como autor de promesas incumplidas, antes ni siquiera de haber gobernado, alcanza tal nivel de desfachatez que le inhabilitan para representar a su propio partido, porque son sus compañeros las primeras víctimas de sus marrullerías.

La última cinta que les ha hecho ha sido la de sorprenderles con la decisión de consultar a la militancia para que sean los que pagan una cuota en el PSOE los que decidan si debe pactar con Podemos y los independentistas o no, y digo que les ha cogido con el pie cambiado porque, a pesar de haberse reunido con cada uno se los barones socialistas por separado antes del a Comité Federal, a todos les ocultó esa decisión.

La imagen más descriptiva de las sensaciones que provocan sus mentiras fue cuando, con la voz falsamente enfática que pone cuando pronuncia el latiguillo de ” compañeros y compañeras”, proclamó que a él lo último que le preocupaba era su futuro.

Los rostros de quienes le escuchaban reflejaron un cierto hastío por tanta mentira, entre otras razones porque allí todos son profesionales de la política y son conscientes de que no existe en este oficio nadie que no piense en su futuro antes que en el de los demás.

Sánchez es el político con menos entidad de cuantos circulan estos días por la antesala de consultas del Palacio Real, y eso que algunos de los grupos minoritarios son para echarles de comer aparte, por eso le auguro un futuro perfectamente descriptible.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*