Mi vida. Y la tuya

brutal1

Mi vida. Y la tuya

Nuestro querido Herrera acusó ayer a las feministas catalanas de permanecer “calladas como putas” ante la agresión que sufrieron dos mujeres que promovían la instalación de pantallas gigantes para poder seguir en las calles y plazas de Barcelona los partidos de la Eurocopa.

A nuestro querido Herrera le han acusado de machista, de misógino, y aunque no he leído todos los insultos, estoy convencido de que le habrán llamado también fascista, genocida y nazi, ese pack del cariño con el que siempre nos obsequia la izquierda.

Alguien podrá pensar, e incluso decir, que acudo en defensa de Carlos para defender mi sueldo. Pero no es cierto. Acudo en su defensa para salvar mi vida.

La corrección política es el fascismo de nuestra era, y “callar como putas” es una frase hecha que no significa para nada llamarle “puta” a nadie. A partir de ahí, todo lo demás ha sido linchamiento, esa sed de venganza que los incapaces tienen sobre los inteligentes. Ese resentimiento, que no es ni siquiera ideológico, que los memos tienen contra el talento. ¿Qué otra cosa es el totalitarismo sino la rabia que genera la impotencia?

Por muy de izquierdas que seas, por muy feminista o independentista, no creas que estás a salvo insultando a Herrera por este incidente, si crees que aún te queda algo de cerebro.

Porque si realmente lo tienes, y todavía expresas lo que piensas, tarde o temprano vendrán a por ti, para violentar, retorcer o sabotear alguna de tus frases y ofrecerla a la turba envalentonada como carnaza.

No, chico, no. No estoy defendiendo mi sueldo. Estoy defendiendo mi vida. Y la tuya.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*