Miedo a decidir

cambiokp

Miedo a decidir

Francia, y el resto de los países que han decidido aportar su ayuda en la lucha contra el Estado Islámico, no disimulan que están en guerra contra quienes, bajo esas siglas, atacan nuestras ciudades y matan a nuestros ciudadanos.

Lo hacen porque conocen el peligro, han sido víctimas, como nosotros, de sus accciones de terror y no tienen ningún complejo ante sus ciudadanos a la hora de mojarse en ese compromiso.

España ha manifestado su solidaridad con sus socios y de hecho hace años que colabora en esta lucha, aunque es cierto que lo hace en labores tácticas, de formación información y de protección de algunos enclaves.  Sin embargo, la gravedad de esta amenaza global está obligando a Francia a requerir un mayor compromiso de sus aliados.

Todos conocen que nuestro país está en campaña electoral, y este es un momento en el que los distintos contendientes procuran ponerse de perfil, y no arriesgan nada porque saben que, de cualquier decisión comprometida, puede derivarse un rechazo que les pueda hacer perder las elecciones, como ocurrió cuando la guerra de Iraq.

Rajoy no se olvida de las consecuencias electorales que tuvo para su partido la foto de las Azores, y también sabe que la oposición interna aprovechará cualquier decisión del gobierno para deteriorarlo.

Por eso no le ha dado ninguna respuesta a la petición francesa de una mayor ayuda en este conflicto, fundamentalmente relevando a sus tropas en Mali.

Los franceses comprenden a Rajoy pero le están presionando, discretamente, para que comprometa esa ayuda, aunque el Presidente del PP quiere aplazar cualquier decisión hasta después de las elecciones generales porque sabe que ni el PSOE ni Podemos dejarán pasar esa oportunidad para organizarle una campaña en contra.

La política no es un oficio fácil porque consiste en tomar decisiones duras y comprometidas. Algunos creen que para obtener un buen resultado basta con caer simpático, tener buena imagen y dar mítines, pero hay momentos en los que un dirigente político debe mojarse , y en esas circunstancias es cuando un líder acredita que no es un piernas.

Si España se desmarca de nuestros socios que están siendo atacados, no podemos esperar que nos ayuden o sean solidarios con nosotros si las víctimas de futuros ataques son nuestros conciudadanos.

Nadie nos está pidiendo que envíemos tropas a combatir en el terreno, pero las campañas electorales no pueden utilizarse, como en baloncesto, para pedir tiempo muerto.

Churchill ganó una guerra y perdió las elecciones , pero ha pasado a la historia como un estadista.

El problema es que vivimos unos años, en los que estamos en tiempo de rebajas, incluso para los temas que no admiten medias tintas .

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*