Miserables

burrokñ

Miserables.

Que la Generalidad catalana vaya a obligar a realizar cursos de catalán a aquellas personas en situación de exclusión que reciben la Renta Mínima de Inserción define perfectamente la concepción de la gestión pública y el dinero del presupuesto que tienen partidos nacionalistas como Democracia y Libertad y ERC.

Para ellos, todo –instituciones, cargos, subvenciones, ayudas…– son herramientas legítimas en pos de la consecución de un fin último y único: la construcción de una nación que, visto el empeño que ponen en edificarla, es obvio que no existe.

Esta medida dice mucho también de la hipocresía y la miseria moral de aquellos que no dejan de criticar los “recortes” de los demás y presumen de agenda social –incluso es una de excusas esgrimidas para la independencia– pero que a la hora de la verdad usan hasta el dinero destinado a los más desesperados para sus execrables objetivos secesionistas.

Libertad Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*