MOZART Y LA SERPIENTE

SERPIENTEM

MOZART Y LA SERPIENTE.

El Congreso de los Diputados ha aprobado que el Código Civil reconozca que todos los animales son seres vivos con sensibilidad. Intuyo que se refiere a los animales de compañía, que ahora llaman «mascotas». De lo contrario, creo que los diputados se han excedido en sus competencias.

Porque un parlamentario español no está capacitado para que sea reconocido como animal sensible el tiburón blanco que se termina de zampar a una foca en el Cabo de Buena Esperanza, y digerida ésta, se dispone a comer la pierna de una bañista descuidada que practica la natación en una playa cercana. Un buitre carece de sensibilidad, y también, con toda probabilidad, las pirañas, igual las negras que las escarlatas, del Orinoco o del Amazonas, del Caroní o del Tapajós, que es río muy pirañero.

El perro sí.

Alfonso Ussía ( La Razón )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*