Mr. no, no, no, no… no

misterno

Mr. no, no, no, no… no….

Lo de «amado líder» es para nota. Pedro Sánchez vive en una realidad paralela. El mundo virtual del secretario general del PSOE muestra una clara disociación con los intereses de España e incluso de su partido. Es cierto que tiene una guardia corps que aplaude con un fervor sin límites cualquier ocurrencia de su líder carismático. La cuestión de fondo es que Sánchez, desgraciadamente para todos, tiene como único objetivo su supervivencia política que es, también, profesional.

He de reconocer que esta actitud me produce un profundo desengaño porque esperaba más mucho más, de él. No puedo criticar, porque era más que razonable, que aspirara a presidir el gobierno, pero es incomprensible que sea tan tenaz en su actitud tras una segunda consulta en la que ha conseguido el peor resultado de la historia del PSOE superando, incluso, el fracaso catastrófico del 20-D. Es cierto que ha ganado a las encuestas y Podemos no le ha superado, pero me resulta un pobre premio de consolación para un partido que fue, con UCD y el PP, el protagonista de los últimos cuarenta años de la historia de España.

Es lamentable que la única aspiración del PSOE es impedir que le gane el movimiento de Pablo Iglesias. Me resultan más sensatos los planteamientos de muchos de los barones que contemplan dejar que gobierne Rajoy si consigue el apoyo de alrededor de 170 diputados. Es evidente que los socialistas no pueden estar instalados en un no permanente. En ese caso tendrían que asumir las consecuencias de unas elecciones anticipadas y su irrefrenable camino hacia la pasokización.

Tras dos consultas consecutivas es evidente que los españoles quieren que gobierne el PP, pero no le han dado una mayoría absoluta, todos esperamos mucho diálogo, negociación y estabilidad. La política debería servir para resolver problemas y no para crearlos. Estoy convencido de que el no de Sánchez se convertirá en una abstención. Es evidente que, tal como dijo el líder socialista, los españoles les han situado en la oposición y que no puede haber unas terceras elecciones. Por tanto, todo parece indicar que Ciudadanos apoyara al PP, que los mismo hará Coalición Canaria y que, finalmente, el PSOE actuara con responsabilidad tal como se ha expresado Felipe González y otras figuras del partido. Y, sobre todo, como confían la mayor parte de los españoles.

Francisco Marhuenda ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*