NAVARRA COMO BOTÍN NACIONALISTA

navarrax

NAVARRA COMO BOTÍN NACIONALISTA

Navarra representa para la mitología nacionalista vasca la tierra prometida. Elsueño de una Euskal Herria independiente que englobe a las tres provincias vascas, el País Vasco francés y la Comunidad Foral es la gran ambición de los herederos ideológicos de Sabino Arana hasta nuestros días. Da igual que sea una realidad política imaginaria sin base histórica alguna. Porque el nacionalismo, como decía Eric Hobsbawm, se nutre de la invención de la tradición y retuerce a su gusto el pasado con fines nada inocuos para el presente y el futuro.

Desde la recuperación de la democracia en nuestro país, el Viejo Reino ha mantenido su fuerte y singular identidad navarrista, muy distinta en todos los sentidos de la vasquista. Y la mayor parte de la población se siente tan navarra como española, ajena a los problemas identitarios que muchos azuzan por ejemplo en el País Vasco o Cataluña. Sin embargo, la llegada tanto a la presidencia de la Comunidad Foral como al Ayuntamiento de Pamplona de formaciones como Geroa Bai y Bildu, secundadas incomprensiblemente por las marcas locales de Podemos o IU, ha dado alas al nacionalismo para impulsar el delirio de la vasquización navarra.

Como hoy publicamos, desde las instituciones de la región se está acometiendo unauténtico plan de ingeniería lingüística para avanzar en la pretendida fusión con Euskadi. Un objetivo éste que siempre ha sido prioritario para ETA y que hoy sus sucesores políticos impulsan desde las instituciones. Y aunque no se puede pasar por alto que la propia Constitución española contempla la posibilidad de que el País Vasco y Navarra se unieran, si así lo decidiera la mayoría de sus habitantes en referéndum, en estas cuatro décadas a nadie sensato se le ha ocurrido plantearlo ya que se trata de un plan muy alejado de los deseos de los navarros. Por ello, el nacionalismo, por la vía de los hechos, está imponiendo como oficial el euskera en las zonas no vascófanas, así como los símbolos foráneos vascos, incluida la ikurriña, en detrimento de los españoles o de los propios navarros, para hacer que vayan calando como lluvia fina y manipular así la identidad autóctona, sin prisa, pero sin pausa.

Para el nacionalismo, la lengua singular nunca es un factor de enriquecimiento cultural, sino un rasgo excluyente, mucho más importante en nuestros días que el étnico. De ahí que el Gobierno de Uxue Barkos esté aprobando leyes que son un despropósito para imponer con calzador el euskera. Tanto para trabajar en la Administración como para las empresas que opten a contratos, esta lengua se convierte en un requisito clave que discriminará a quienes se manejen en español, idioma habitual del 93% de los navarros. Sin un contrapeso político fuerte que planteé una dialéctica identitaria equilibrada, Navarra podría convertirse en poco tiempo en otro grave problema para esta España invertebrada que los nacionalistas desean derribar.

El Mundo