NIDO DE VÍBORAS

nidov

NIDO DE VÍBORAS

Si usted fuera trabajador al servicio del Ayuntamiento de Madrid y tuviera hijos de 3 a 16 años podría solicitar una «ayuda de comedor escolar», para lo cual tendría que rellenar un impreso dentro del cual pueden leerse párrafos como los dos siguientes:

1. Datos del/de la otro/a progenitor/a: El/La otro/a progenitor/a es trabajador/a municipal (incluye Ayuntamiento y organismos autónomos).

2. No deberá presentarlo si el/la otro/a progenitor/a es trabajador/a municipal, o aquellos empleados que no tengan incluido en la Declaración de la unidad familiar al/a la otro/a progenitor/a del/de la niño/a para el/la que se pide la ayuda siempre y cuando el/la niño/a conviva con el/la solicitante y el /la otro/a progenitor/a no viva en el domicilio familiar.

Como usted ya habrá adivinado, amable lector, estos galimatías reiterativos e ininteligibles se producen porque a las feministas radicales (subidas en esa montaña de basura intelectual que es el «pensamiento políticamente correcto») se les ha puesto ahí, donde usted y yo sabemos.

Un ataque directo a nuestra lengua –y a todas– para el cual han pergeñado multitud de guías sin que en ellas haya participado lingüista alguno. Con un mínimo de sensibilidad y de sentido común, el sexismo en el lenguaje puede evitarse sin tener que recurrir a los corsés que pretenden imponer las famosas guías.

Lo ha dejado escrito el académico de la RAE y catedrático Ignacio Bosque: «precisamente ahora que se trabaja para que el lenguaje de los textos jurídicos se acerque cada vez más al español común, las propuestas feministas parecen encaminarse en el sentido opuesto».

Y estas sandeces se imponen mediante el miedo. El miedo a ser tachado de machista, de facha o de misógino… Y uno se pregunta, con Quevedo: «¿No ha de haber un espíritu valiente?/ ¿siempre se ha de sentir lo que se dice?/ ¿nunca se ha de decir lo que se siente?».

Lo que más sorprende de este absurdo es que las mujeres sensatas e ilustradas, las feministas «de toda la vida», callan y se dejan pastorear por estas iletradas. ¿También ellas tienen miedo a las víboras?

Joaquín Leguina ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*