NIÑATOS

niñatos

NIÑATOS.

Se han pasado dos años largos rajando contra todo y contra todos, a la Constitución de las Libertad unos la tildan de “Regimen del 78”, para estigmatizarla como “facha” y otros se descuelgan diciendo que estos cerca de ocho lustros de democracia en realidad ha sido todo y nada más que un basurero donde nada ha progresado, donde seguimos sin desasnar y con abarcas, vamos y en esto coinciden, que hasta que no han llegado ellos , aquí, nada, ni democracia, ni avances, ni derechos, ni nada de nada. Que menos mal que han aparecido ellos para cambiarlo todo, regenerarlo todo, para que la gente sea gente, para que haya alguien en la política que sea honrado y listo, para que el “pueblo” esté representado en el Parlamento, que antes los que había allí nunca habían representado a nadie.

Menos mal que ellos estos “jóvenes adanes”, cada uno es su estilo, el supremo líder de la canción protesta, el Elvís redivivo, pero más alto o el que va arrasar con su melodía melosa en San Remo. Los “nuevos”, los impolutos”, los “descubridores del Mediterraneo” van, o mejor dicho iban, a salvarnos pero , malos, canallas, gusanos, no nos hemos dejado.

Pero ellos tienen un destino, una estrella, la baraka y siguen en que fuera de ellos no hay salvación y no aceptan que podamos ir por cualquier otro sitio. Habían llegado incluso a convencer a algunos y sobre todo a algunas cadenas “discograficas” que con más de 40 años solo queda como mucho el ostracismo, aunque resulta más conveniente el desguace y que bastante hacen con tolerarnos a quienes hemos cometido el pecado de haber nacido antes de cuando ellos establecen el advenimiento de los nuevos tiempos que son los suyos en edad, condición y a lo que se ve, en Gobierno.

Lo malo es que, a estos figuras, un señor “mayor” de Pontevedra al que han estado matando, dando por muerto, y no solo ellos, e incluso conminándolo a que se suicidara y enterrara a si mismo para que el rockero bailara sobre su tumba, les ha dado una tunda. Les ha metido un cesto de goles, al uno de 2,5 millones millones de votos y al que iba encollerado con él, de cerca de 5 millones. A Sánchez mas de 10 puntos y 52 escaños de diferencia y a Rivera , 20 puntos y 105 escaños. Que ni entre los dos ahora pueden sumar siquiera juntos lo que sobra el otro por si solo. Y parece que hay que decírselo y recordárselo porque aunque fue anteayer se llaman a andanas, hacen como que no se acuerdan y que se han olvidado totalmente de que tan cosa haya sucedido.

Y ahí están enredando, con su monserga que queda limitada a una sola cosa, que quien les ha ganado no puede gobernar porque es Rajoy. O sea que ellos no pueden hacerlo, pero a quien les ha dado la zurra no le dejan. Que a eso si llegan, a bloquear, a impedir a vetar. Con tan alucinantes razones como que quienes no quieren al PP son un 67% sin caer en la cuenta que por esa misma regla a uno de ellos es el 78% y al otro ya un 87% . Aunque es también boreal lo de algún vocero que clama diciendo que Ciudadanos y sus votantes, no pueden jamás, por principio, estar en un gobierno de alguien a quien no han votado, lo que supone señalar como espurios e legítimos a la mayoría de los gobiernos europeos pero que en realidad a quien señala es a la escasa mollera del propagandista.

Lo que estas peregrinadas pretenden, pero no consiguen, es ocultar una responsabilidad y un miedo. Saben los unos y los otros, dedicados a jugar con que ha de ser el otro quien haga lo que yo le digo y no hacerlo yo por mi parte, que el señalado como culpable del disparate de hacernos volver a las urnas va a pagarlo muy caro. Lo que parece que se les escapa es que están los dos en el mismo cesto y no les valen ya ni juegos del escondite ni niñadas. Ese exigir al otro hacer lo que debe hacer uno mismo y viceversa. Porque esa el la percepción cada vez más nítida, a pesar de las humaredas, y lo es por la evidencia implacable de un hecho. España necesita un Gobierno y hay unos emperrados en impedirlo. Porque quien puede y debe encabezarlo es quien ha ganado, “les” ha ganado, que es lo que les emberrincha, y por bastante más que antes las elecciones. Nadie les dice que lo apoyen sino que se limiten a no impedirlo, que es lo que pretenden y que les va a suponer ser declarados reos de ponernos en peligro a todos, porque ese desvarío a todos nos afectaría. Porque ahí se juega una recuperación económica que por fin se alumbra, el no poder afrontar con mínimas los gravísimos problemas nacionales y los terribles desafíos internacionales y globales.

Los “adanes redendores” nos han devenido en niños malcriados con sus rabietas, caprichos, vetos y juegos. Pero, aunque quizás ellos no lo sepan, ya se les tiene cada vez más cogida la matricula, cada vez cuelan menos sus excusas y pamplinas y cada vez produce más hastío su monserga y sus trinos. El personal está cada vez más hasta el gorro de los caprichos, pataletas y pucheros de nuestros Justín Bieber, que encima no han vendido un disco, y que en una actitud, sin precedente alguno en aquellos que ellos señalaban como los malos-malisimos viejos políticos, están afectando nuestra vidas y futuros con una actitud irresponsable y cuyo volumen solo es comparable con su ego. Y más vale que lo vayan sabiendo. Si nos fuerzan al dislate de tener que acudir por vez tercera a las urnas, muchos iremos. A exigir que rindan cuentas. Ya nos va valiendo de niñerias. Y de niñatos.

Antonio Pérez Henares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*