No estaba de Dios

podemirarojo

No estaba de Dios

Hay frases que son tan certeras que acaban por convertirse en sentencias populares, y una de ellas es… “no estaba de Dios”.

Lo bueno de esta expresión es que la utilizan creyentes y agnósticos con la misma convicción, porque su significado es muy parecido a la sabia sentencia del maestro Rafael Guerra Bejarano, cuando afirmaba que “ lo que no puede ser, no puede ser, y además es imposible”.

Esa es una lección que tal vez  haya aprendido, con retraso, el ex JEMAD, Teniente General Julio Rodríguez, hoy militante de Podemos.

Julio Rodríguez es un ciudadano que entró por méritos propios en la Academia general del Aire, fue piloto de aviones de combate y acabó siendo general de cuatros estrellas, que es el máximo rango orgánico que puede ostentar un militar en activo.

Su trayectoria profesional dentro de las Fuerzas Armadas ha sido, por lo tanto, singularmente   brillante y yo añado que el uniforme el sentaba bien, porque no era el típico genera tripudo que con los años tiene que ir sacándole centímetros al fajín.

Pero Don Julio se empeñó en vestir de civil, camisa a cuadros y pantalón vaquero, y a partir de ese momento su trayectoria cambió de sentido, y su discurso también.

Soñó con defender desde el parlamento  su sobrevenido antimilitarismo y su nueva vocación pacifista, en virtud de la cual propugnaba un diálogo buenista con los descarriados del Daesh, razón por la cual no era necesario adherirse al pacto antiyihadista que habían firmado PP, Psoe y Ciudadanos.

Por dos veces ha intentado  obtener un escaño como diputado – una vez por Zaragoza y otra por Almería- y  ha fracasado en ambas ocasionbes, porque como decía  al principio de este texto “lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible”, no porque esas plazas se le resistan, sino porque al ex militar le acompaña el mal fario desde que cambio de profesión y de convicciones.

Yo en cambio me felicito de que la ex comandante Zaida Cantero haya renovado su escaño en el congreso de los Diputados por el Partido Socialista, y también de que Eduardo Madina – a pesar de que Pedro Sánchez le puso en las listas en el puesto número siete por Madrid para que no saliera – también ha obtenido un lugar en el Congreso, porque en estos dos casos … sí estaba de Dios.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*