NO SON NADA….Y LO SABEN

pajaroto

NO SON NADA…Y LO SABEN

Hay gente en Cataluña que me produce ternura, que es un sentimiento que con frecuencia se confunde con la lástima que te inspira la desgracia ajena, y me descubro a mí mismo mirando con conmiseración a un paisano o a su prójima independendista que aparecen en la tele pisando mierda sin darse cuenta de que se chapotean a sí mismos cada vez que dicen una vieja mentira patriotera disfrazada de solemne emoción.

Excluyo de ésta consideración romántica a los encapuchados antisistema que hoy luchan en las calles contra los mossos, porque son los mismos que algún día usarán la violencia contra los independentistas de la burguesía catalana, a los que les ha dado una prórroga de indulgencia, hasta que llegue el momento en el que pongan en marcha su programa de limpieza étnica contra los fanáticos de corbata y sus compañeras de Chanel.

Los de la CUP saben bien lo que es la lucha de clases y lo demuestran cada día. Desprecian a los herederos de Pujol tanto como a los cristianos versión Junqueras, pero ni unos ni los otros quieren ver lo que les esperaría si se cumpliesen sus delirios.

Prefieren levitar en el mundo virtual de los ex que no aceptan que cualquier tiempo pasado fue mejor porque antes al menos, aunque fueran unos chorizos, tenían el título de honorables, la policia se les cuadraba en vez de perseguirlos, y compartían palco en El Liceo con los jueces que ahora les enchironan.

No son nada y hasta Julio Iglesia lo sabe.

El recluso de Neumünster es un ex, por más que se empeñen en llamarle President los enfermos de añoranza que se resisten a descender a la realidad.

Los presos y, en este caso también diré las presas, que están en carceles españolas por haber cometido graves delitos contemplados en la ley, son ex políticos que han degenerado a la condición de delincuentes, porque comparten residencia con ladrones, violadores y asesinos, que ahora son sus colegas.

Los que algún día fueron periodistas de TV3 y de Cataluña Radio, hoy son ex profesionales de la información porque han devenido en agitadores políticos que ya no trabajan con la materia prima de los hechos comprobados por más de una fuente informativa, sino que gritan las consignas que reciben y difunden mentiras a conciencia de que no dicen verdad.

Solo los ciudadanos que expresan su legítimo deseo de ser independientes y los que manifiesta su también legítima convicción de querer que Cataluña siga siendo una parte fundamental de España, no son ex de nada sino gente que ejerce su derecho a pensar libremente sin conculcar las leyes ni ejercer la violencia.

Nota: Cuando escribo varios días seguidos sobre este asunto es porque me siento en la obligación moral de no permanecer en silencio cuando los violentos gritan.

Diego Armario

viñeta de Linda Galmor