OTRA VICTIMA

trituradora

OTRA VICTIMA

Manuel Moix no ha podido con la presión a la que le ha sometido la máquina de triturar honores y prestigios que arrasa en estos tiempos la vida pública española. Su propia familia le pidió que lo dejara. Y un día más, aunque probablemente sea yo el único, vuelvo a decir que España no es hoy mejor que ayer al cobrarse la cabeza del fiscal jefe Anticorrupción, sino un poco peor.

Me siguen asaltando las preguntas y las dudas acerca de a quién preocupaba tanto el nuevo responsable de la Fiscalía Anticorrupción. ¿Qué se esconde ahí para que se lance semejante cacería? Empieza a oler mal el ambiente judicial español: algunos comportamientos de jueces y fiscales pueden ser tan corruptos como los de aquellos que meten la mano en la caja.

Es probable que Moix sea una víctima más de ese fornido engranaje del que él formaba parte y que en España, bajo el mandato de hacer Justicia, se está llevando prestigios, carreras y hasta la paz familiar, para regocijo de la extrema izquierda y complicidad de unos cuantos tontos útiles. Ya les adelanto que eso no es democracia.

El Astrolabio ABC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*