Pablo, danza en cadencia

12072578_899088446813662_8553624905317117430_n

Al analizar los resultados de la candidatura apoyada por Pablo Iglesias, recordé esa ranchera maravillosa de Cuco Sánchez: «Y tú que te creías el rey de todo el mundo… pero hoy tu buena suerte la espalda te ha volteado, fallaste, corazón, no vuelvas a apostar». La debería interiorizar y olvidar «coleta morada no fumar la pipa de la paz con tú, por Manitú». Para hacer risas puede pasar, no para gobernar democracias desarrolladas.

Como todos que él denomina casta, hará las lecturas variadas para justificar tan exiguo botín y, sobre todo, para trasladar a otros la responsabilidad del desaguisado. Todo menos aceptar su fracaso, el de sus formas y mensaje. Se dejará convencer con docilidad por esa máxima política de que ” hay que mantenerse en la bicoca como sea “.

Iñaki Zaragüeta ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*