UN PALADÍN DE LA POSVERDAD

julian

UN PALADÍN DE LA POSVERDAD

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se erigió hace una década como un paladín de la libertad de expresión y consiguió que sus problemas judiciales fueran vistos como un intento de amordazar su voz. Sin embargo, su actividad más reciente le convierte en uno de esos apóstoles de la posverdad a los que nada les importa lo veraz.

Su papel en la difusión de mensajes sobre Cataluña es delirante, arengando al independentismo con toda clase de argumentos falaces. La embajada de Ecuador en Londres, donde lleva años refugiado, le ha advertido de que deje de inmiscuirse en el asunto porque pone en riesgo las relaciones entre Quito y Madrid. Pero, en todo caso, lo que ya ha hecho Assange es daño a esa libertad de información que decía defender.

El Mundo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*