¿ PARA QUÉ SIRVE UN REY ?

felipexn

¿ PARA QUÉ SIRVE UN REY ?

Un rey sirve, principalmente, para no hacer el ridículo. Para no hacer el ridículo en las fotografías, para no hacer el ridículo ante la Historia. Las dinastías son más fiables que la democracia y no todo puede estar sujeto a la naturaleza imperfecta de los hombres.

Un rey es una estética. La estética que genera la ética y no al revés, tal como las costumbres generan las leyes y por eso el sexo no es una construcción social. Un rey es una actitud, una sobriedad, un horizonte que se mantiene firme y no se mueve. Un rey es la continuidad que cose el hilo de nuestras vidas con el esfuerzo de los que nos legaron la luz que nos ha traído hasta aquí. Hay algo esencial que pese a todo permanece y aunque sólo escuchamos lo que queremos oír, cuando más perdidos estamos siempre es la misma idea de jerarquía y orden la que viene a rescatarnos.

Un rey es un dique de contención contra la moda, contra el capricho, contra la barbarie. La Corona es lo contrario de la demagogia: es la categórica distancia para cuando la anécdota salpica y mancha. Que un poco de manierismo victoriano nos ayude a compensar el falso postureo de tanto payaso.

Los países con rey tienen el futuro asegurado por los siglos, una compostura a la que siempre podrán acudir cuando todo parezca desmoronarse y cueste entre los escombros hallar la esperanza. Los países con rey, como las ciudades con río, dan forma a La Civilización, y cuerpo, y en su tensión está nuestro progreso y nuestra gloria.

La monarquía representa el vínculo del hombre con su transcendencia, con lo que nos fascina y nos eleva, con el sedimento que el paso del tiempo ha dejado y que lo sabe todo de nosotros y todo lo sustancia. Un rey hijo, nieto y biznieto de reyes y educado para serlo es el escudo de cualquier país contra la vulgaridad. En Inglaterra, a través de su reina, la sociedad está construida sobre el arquetipo Hombre-Dios y tener una iglesia nacional fuerte, con su ética por encima se las leyes que escriben los hombres, favorece la buena fe en los negocios. Son cosas que la morralla no comprende y por eso es morralla.

Felipe VI inauguró la vacación en Marivent con su gesto exacto y sonriendo porque sabe que estar indignado en un país como España es un folclore y que folclore hemos tenido y tendremos siempre. La ternura del encuentro la puso el presidente del parlamento balear, que se “arregló” con semejante chaqueta blanca y un semi-recogido de la coleta. ¿No es encantador? Por lo demás y como cada año el Rey ya está en Palma y los días mullidos del verano se derrumban en sus noches aterciopeladas.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*