Patriotas de bolsillo

vertryk

Patriotas de bolsillo.

Mariano Rajoy se lo dijo a Jordi Évole el domingo: «Hable usted mejor de España, solo le oigo decir lo malo; a España vienen 65 millones de turistas todos los años, ¿qué pasa, que eligen nuestro país porque son masoquistas?» Dubitativo, el periodista balbuceó: «No se crea, yo sí pienso que tenemos muchas cosas buenas». Seguro que Évole lo cree así pero como él, la mayoría de los líderes sociales, de las voces más escuchadas en nuestro país, parecen regocijarse ante el infortunio nacional. Ojalá les doliera España, como en la fecunda literatura de Unamuno, pero me malicio que les duele más el bolsillo, cebado, como el de los famosos que despotrican en Sálvame de sus parejas, a base de hablar mal de su país.

Hay tres ciudadanos españoles, rodeados de un aura de admiración y reconocimiento mediático, a los que nunca he oído hablar bien de España. Es más, estaría por asegurar que han forjado parte de su perfil social a base de arrear a su patria, marcando distancias con sus conciudadanos. Hablo de Pedro Almodóvar, Jorge Verstrynge y Luis Tosar. El director de cine es un maestro en insultar al Gobierno español, sembrar la duda sobre nuestra democracia y defender pleitos pobres mientras los suyos los ventila en los más prestigiosos despachos internacionales. Por ejemplo, en Panamá, donde «por azar» creó una sociedad pantalla junto a «mienmano», con el propósito –en el mejor de los casos– de pagar menos impuestos que en España, ese país donde «la derecha» recorta servicios sociales y congela sueldos por culpa, entre otras cosas, de la falta de solidaridad de conductas inmorales como la suya.

El caso de Verstrynge es diferente. El que fuera secretario general de Fraga se pasea por las televisiones como el nuevo maestro Ciruelo de la izquierda del caviar, dando a todo lo que se mueve, gracias al título de «aliado» natural del pensamiento revolucionario que la dictadura venezolana le concedió mientras llenaba las arcas de los que –acabáramos– no nacieron al calor del movimiento social del 15-M sino del parné de regímenes que encarcelan o matan a sus disidentes. Otro «patriota» de sí mismo, especialista, como ha contado ABC, en asesorar «sobre prisiones» a Chávez. Eso de las cárceles, señor Verstrynge, merece una explicación, aunque sea televisiva.

El último, es un actor excelso que, a veces, participa en películas nefandas como la última, «Cien años de perdón», basada en un atraco a un banco que guardaba dinero de políticos corruptos. Adivinen de qué ciudad española eran los corruptos: Valencia. Previsible hasta la extenuación, la cinta ha pasado sin pena ni gloria. Tosar, mientras tanto, atiza a nuestro país cuanto puede, sobre todo cuando Hacienda le manda llamar. Lo último del nacionalista gallego ha sido protagonizar el spot de la estupenda cerveza catalana Voll-Damm. Una duda: cuando el voceador del famoso «nunca mais» dice en esa publicidad que «no todas las cervezas son iguales», ¿se refiere a Estrella Galicia?, la maca que es orgullo de sus paisanos. Le sugiero un título para su próximo filme: «El dinero no sabe de patrias chicas».

Mayte Alcaráz ( ABC )

One Comment

  • xcraterh19

    18/08/2017 at 13:13

    Este hombre me recuerda las veletas de los tejados.

    Una afición es la fotografía y tengo una de un tejado de una ermita, una cruz y una cigüeña. El sol estaba a las 13 horas y me deslumbraba, tenía que corregir mi posición y cegado, hice algo así como cincuenta fotografías, y de esas cincuenta, solo dos fueron perfectas.

    En la veleta había telarañas ¿Insólito?, si para mí, supongo que habrá insectos que vuelen alto, pero lo más importante es que esa araña tejía una tela que me recordó a las redes de arrastre de los pescadores y mi pregunta ¿la araña pescaba al arrastre?

    De todo lo que voy a escribir, dudo de la realidad en que vive, ya que pienso que el mismo ignora quien es.

    Es de memoria; este hombre era pro nazi, pero sin clase, nada parecido con Serrano Suñer, simpatizaba con falangistas, parecía de derechas, creo que buscaba la sombra más grande, y es lo que es, se pasa a la izquierda, debe tener conflictos humanos en su mente, y dudará de qué color le gusta más o le interese.

    Dicho esto, le comparo conmigo y esa fotografía, yo buscaba algo que no existía y tuve suerte, forma parte de las mejores fotos, y lo mejor es que no me engaño, ya que en la descripción de la fotografía, no miento, detallo el proyecto de la fotografía y que el resultado no tiene nada que ver, suerte del principiante, esa es la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*