Pedro Sánchez, el despropósito

aloloco

«El socialista Pedro Sánchez no es un candidato, es un despropósito»

Lo que el PSOE decide hoy no es exactamente si permite que España se vuelva a poner en marcha, o si insiste en la pavorosa obstinación de pretender pactar con una extrema izquierda que solo quiere humillarlo y que en modo alguno resulta ni mínimamente homologable para una democracia razonable.

Lo que el PSOE decide hoy es si quiere conservar el centro, la cordura, la fiabilidad que lo ha articulado hastaahora como una alternativa de gobierno.

Lo que el PSOE decide hoy es si quiere permanecer en su fértil vocación mayoritaria o quiere, por el contrario, negociar al por menor unas cuantas y efímeras butacas que no solo lo llevarán, más temprano que tarde, a la oposición, sino a la marginalidad.

Pedro Sánchez no es un candidato, es un despropósito. El despropósito de la izquierda cuando se pone guerracivilista, trágica como unaniña de parvulario. Pedro Sánchez es la enésima calamidad socialista desde que se fue Felipe González; es peor que un crimen: es un error.

La libertad, el orden y la democracia en España necesitan parano tambalearse una izquierda sólida y votable, incompatible con el egoísmo personalista, con la inconsistencia y con su ignorancia. No puede ser que un partido entero fenezca para salvar la carrera política de un solo hombre, y menos de un hombre demediado como Pedro Sánchez.

Hay que regresar a la vieja e indispensable jerarquía. Las tan aclamadas «primarias» funcionan en países y en partidos más formados. Pero mientras los socialistas sean lo que son, y como son, vale más que confíen la elección de su secretario general, y si puede ser de sus demás cargos, a los más inteligentes de la tribu, como hemos hecho siempre la derecha, y tan buenos resultados nos ha dado.

Salvador Sostres ( Periodista Digital )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*