Pedro Sánchez tiene una oferta de Pablo

pedroyI

Pedro Sánchez tiene una oferta de Pablo.

Mientras que esté en modo supervivencia no va a conseguir su objetivo porque la gente no apuesta por los perdedores y no basta con decir que uno sale a ganar las elecciones para resultar creíble.

Yo entiendo a Pedro porque se me asemeja a Errol Flink en “Solo ante el peligro” o a  Kevin Kostner en “Bailando con lobos”, aunque tengo para mí que produce más pena que ternura y menos admiración que desconsuelo, porque se asemeja más a la figura de El Empecinado que a la del Cid Campeador, que llegó a ganar batallas después de muerto. .

Cuando sabes que los tuyos están haciéndote la cama porque han apostado hace tiempo por la Reina del Sur, y tienes que pelear contra los de fuera sin dejar de mirar hacia atrás, es muy difícil dormir por las noches, salvo que la ambición política se convierta en obsesión y en ese caso, no se echan de menos las sábanas.

Lo dramatico de la situación es que el PSOE va quemando a sus líderes, uno tras otro, porque la urgencia por ganar las elecciones y regresar al gobierno hace que piensen más en cómo salvar su culo que en recuperar el espacio político en el que Felipe González era el rey.

El drama del PSOE afecta a la estabilidad democrática de nuestro país en un momento en el que la izquierda que quiere laminarlo es una opción política que nos puede sacar de Europa y del sistema de libertades que conocemos. Por eso me parece nada inteligente que haya ciudadanos que celebren el mal tiempo político que vive ese partido desde hace cinco años, porque la alternativa de Podemos, Izquierda Unida, confluencias, nacionalistas y Bildu no augura ningún bien.

Es cierto que los propios socialistas no están satisfechos con su actual Sectario General que ya ha demostrado que cualquier resultado que saque, por malo que sea, lo valora como histórico, pero una izquierda representada por el Partido Socialista es más garantista para la estabilidad y la convivencia que cualquiera de las otras que aparecen en la escena de nuestro país.

Dentro del propio Psoe se oyen voces que lamentan no haber aprovechado la oportunidad de convertirse en la oposición parlamentaria fuerte frente a un gobierno de derechas débil tras las pasadas elecciones , y ésa es una tesis que algunos siguen barruntando, pero para eso necesitan a otro Secretario General – más bien Secretaria – que use más la inteligencia que la obsesión a la hora de definir estrategias.

Pedro Sánchez ha pasado de imaginarse que su vicepresidente podía ser Pablo Iglesias a tener que escuchar la oferta que le hace el líder de Podemos para que sea su número dos en un hipotético gobierno de coalición .

La inteligencia política tiene más que ver con la reflexión previa que con los odios cainitas , y eso me lleva a recordar una frase que ha dicho estos días el ex presidente Bill Clinton:

“A veces siento que soy totalmente inútil en esta temporada electoral porque no estoy lo suficientemente enfadado con nadie”.

Diego Armario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*