PEDRONONO, DESALADO

pedritono

PEDRONONO, DESALADO

Además de soso o privado de sal, que, como metáfora de la falta de gracia, parece el secretario general del PSOE, hete aquí que Pedronono se nos abona a la otra acepción de la RAE para desalado: «Ansioso, acelerado». Tanto, que tras cortejar como candidata a la Alcaldía de Madrid a la que ya hizo alcaldesa, se ha lanzado a reivindicar el lado más sórdido de Zapatero, la liquidación del Plan Hidrológico Nacional, que a las órdenes de Maragall fue el preludio del relanzamiento del separatismo catalán mediante un nuevo estatuto anticonstitucional que el ahora abogado de Narcozuela anunció que respaldaría «tal y como saliera del Parlamento de Cataluña».

Y como no salía, citó a Mas en la Moncloa y le dio nicotina y cafeína hasta que se sumó al proyecto de destrucción de España con el «federalismo asimétrico», otra idea letal del zapaterismo, tan ayuno de inteligencia como sobrado de demencia.

Como prólogo a su gran traición a España, enterrando la Transición, pactando con la ETA y promoviendo el estallido del Estado a través de las autonomías, proceso que ha continuado su émulo y sucesor, Mariano Rajoy, ZP firmó la liquidación del PHN. Y aunque sea costumbre perioecologista tratarnos de tontos a los que, viendo la última crecida del Ebro, añoramos el PHN, sigo pensando que mantener vivo el cauce de un río no exige inundar ciudades y que con lo que la semana pasada echó el Ebro al mar podría regarse el sureste un año. El PHN mejoraba los riegos aragoneses y pagaba casi todo la UE, pero el nacionalismo catalán y el ecologismo que nos quiere alcornoques se cargaron algo revisable, discutible y… necesario.

Porque falta agua dulce. ZP y Narbona dijeron que lo moderno era dejar que llegara al mar y que la volvieran dulce las desaladoras. Fueron un desastre, no funciona ni el 17% y dejaron feas escombreras, pero va Pedronono y las resucita en un tuit: «Nuestro objetivo es el fin de los trasvases y apostar por las desaladoras. Ha llegado el momento de poner fin a la improvisación. No hay que hacer política con el agua sino una política del agua». La primera en celebrarlo, desalada, ha sido Narbona, del Ecogürtel valenciano.

Al federalismo asimétrico, negación de la igualdad y solidaridad de los españoles, le llama Pedronono plurinacionalidad, pero nunca dice cuántas plurinaciones somos. El PSOE, ninguna.

Federico Jiménez LoSantos ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor