Penúltimos espasmos

pasteleria

Penúltimos espasmos.

Convergència no es un partido. Es una trama. No compra pescado sino a los pescadores. Así aprendió a funcionar en sus años célebres, y Pujol con su astucia, y su conocimiento quirúrgico de cómo son los catalanes, y Cataluña, era perfectamente capaz de sostener en sus manos el equilibrio entre el catalanismo y su sentido de Estado; entre su catolicismo y su secretaria Carme; entre sus lecciones de moral y sus hijos puestos por él mismo a robar.

Lo que con él sirvió para liderar la política catalana, y hasta para convertirse en un referente ético para muchos, se ha vuelto tras su retiro y su confesión de una vulgaridad insoportable. Se le ve el cable a Superman, el conejo al mago antes de salir a escena.

Con Quico Homs han apurado tanto que el conejo es él, sin mago que lo remedie, y que ahora recurra a la Constitución que desprecia es tan cínico como decir que «España nos roba» cuando el trato era que Pujol frenaba al independentismo a cambio de que sus hijos pudieran saquear con total impunidad.

Asistiremos todavía a excesos postreros. Las cosas en Cataluñaempeorarán antes de ir mejor. Será una muerte lenta y con dolor.

Salvador Sostres ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*