PERDIDO EN WASHINGTON

donalk

PERDIDO EN WASHINGTON

El formidable Giovanni Guareschi, creador de Don Camilo y Pepón, principió así uno de sus textos periodísticos: «El señor Golfieri besó con cariño a su esposa, le dijo que viajaba a Milán, subió al tren de Roma y se marchó». Creo que este sencillo párrafo ha inspirado al asesor de viajes de Pedro Sánchez, que anunció su inmediata presencia en Washington para apoyar a Hillary Clinton, cuando el cuartel general de Hillary Clinton estaba en Nueva York.

Sánchez se ha pasado el lunes, el martes y el miércoles – ya vuela hacia Madrid–, buscando a Hillary en Washington cuando la derrotada señora Clinton, desde Nueva York, ha asumido que Washington le queda muy lejos. Se sabía que Sánchez era gafe, pero no tanto. Gafe, contragafe, sotanillo y manzanoide, las cuatro categorías de la máxima gafancia.

Alsonso Ussía ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*