PIROMANIFAS

quemade

PIROMANIFAS

Parece mentira que con lo que ha avanzado el mundo, todavía haya quien disfrute de la vida prendiéndole fuego a una foto de un señor al que no han visto en su vida y al que si se tropezaran, a lo mejor hasta se hacían un «selfie» con él. A estos pirómanos de manifestación, además de imponerles la pena que determine el señor juez, que será ninguna, habría que aplicarles el agravante de infantilismo.

Lo de quemar fotos y banderas tiene mucho de gamberrada de pandilla de barrio; de machada preadolescente; de gallito de corral que se cree alguien porque tiene mechero y porque es capaz de conseguir que los cuatro de alrededor le secunden. Por lo que se refiere a reírles la gracia, de lo que tiene mucho es de cobardía, de ganas de caer bien, de sumarse a lo que alguien ha decidido que es lo que mola.

Ely del Valle ( La Razón )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*